Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
EuropaNoticias del mundo

Trump convierte su batalla legal después de la búsqueda del FBI en un grito de guerra político

El equipo legal de Trump pidió el lunes a un juez federal que designe a un «maestro especial» para garantizar que el Departamento de Justicia devuelva todos los documentos privados sustraídos de su residencia, argumentando que se violaron sus derechos constitucionales.

La solicitud de un maestro especial, un oficial legal independiente, no es sorprendente, y bien puede ser concedida en tal caso. Es un movimiento que se puede utilizar para garantizar que los documentos legalmente privilegiados u otros documentos similares recopilados por los investigadores no se incluyan innecesaria o injustamente en un caso en curso.

Pero en muchos otros sentidos, la presentación de Trump, el movimiento legal formal más concreto y agresivo en el caso hasta el momento, es un clásico de su género. Encaja perfectamente en la historia del expresidente de usar el sistema legal para retrasar, distraer, distorsionar y politizar las acusaciones en su contra, una estrategia que a menudo ha funcionado bien para ahorrar o posponer una rendición de cuentas seria. Y también es un ejemplo característico de cómo el ex presidente a menudo mezcla y combina estrategias políticas y legales cuando es investigado.

Si bien la moción es un documento legal formal, sirve como una hoja de ruta política que explica cómo Trump se definiría a sí mismo como un candidato presidencial perseguido, como él lo ve, por razones partidistas por parte de la administración Biden. También ofrece 27 páginas de temas de conversación para los aliados republicanos de Trump y sirve para desviar la atención de las preguntas centrales del caso: ¿mantuvo ilegal e imprudentemente información clasificada y secretos gubernamentales a los que no tenía derecho y que podrían poner en peligro la seguridad nacional? como riesgo? ¿Y Trump o quienes lo rodeaban intentaron obstruir a los investigadores para que no continuaran con su búsqueda?

La táctica también subraya una vez más lo extraordinariamente delicado que está en juego la investigación y el avispero político perturbado por el Departamento de Justicia al seguir adelante con la búsqueda de la casa de Trump. Tal operación en la casa de cualquier expresidente sería una empresa profundamente seria. La participación de Trump, que alberga una falsa queja por su salida del poder, que sabe cómo convertir los intentos de hacerlo rendir cuentas en municiones para recaudar fondos y que ha incitado a la violencia, significa que el caso actual es uno de los más graves en el La historia moderna del DOJ. Esta realidad parece imponer aún más responsabilidad al departamento para explicar y justificar sus acciones y brindar la máxima transparencia posible al público.

Pero también subraya otra perogrullada de la carrera política de Trump: el simple hecho de investigarlo expone inevitablemente a las instituciones creadas para restringir a los presidentes y hacer cumplir la ley a una reacción violenta que las deja politizadas y, a menudo, ilegítimas a los ojos de sus millones de simpatizantes

Los leales a Trump también han tratado de desacreditar las investigaciones sobre la insurrección del 6 de enero de 2021. El lunes hubo nuevas señales de que la investigación por separado del DOJ sobre los eventos que rodearon ese día se está intensificando cuando CNN informó exclusivamente que el departamento emitió una nueva citación a los Archivos Nacionales, otro acontecimiento que podría ser problemático para el expresidente y profundizar su legal. cenagal.

Se avecinan nuevos enfrentamientos legales

El movimiento de Trump en el enfrentamiento cada vez mayor agita la olla legal antes de la fecha límite del jueves para que el Departamento de Justicia le proporcione al juez del caso las redacciones en una declaración jurada sellada subyacente que establece los motivos detallados de la búsqueda de la residencia de Trump hace dos semanas y el material que Los agentes del FBI esperaban encontrarlo allí.

Mientras tanto, el juez Bruce Reinhart escribió en una orden el lunes que estaba satisfecho de que los hechos en la declaración jurada son «fiables» y que si bien entendía los llamados a la transparencia, estuvo de acuerdo en que el Departamento de Justicia tiene razones genuinas, incluida la necesidad de proteger a los testigos. , para detener la divulgación de información en el documento.

El propósito aparente de la presentación de Trump es asegurar el nombramiento de un maestro especial en el caso. El analista legal de CNN, Elie Honig, dijo que la solicitud parecía ser justa dadas las circunstancias.

«Creo que Donald Trump tiene bastantes posibilidades de prevalecer», dijo Honig en «The Lead with Jake Tapper» el lunes. «Es una solicitud razonable. En realidad, no tiene precedentes».

Si se descubre material que está sujeto al privilegio abogado-cliente o privilegio ejecutivo, el experto especial podría asegurarse de que no se transmita a los fiscales.

Aún así, la medida también podría verse como una forma de retrasar el caso contra Trump y empujarlo más hacia la temporada de campaña, antes de las elecciones de mitad de período de noviembre y la ya conmovedora carrera presidencial de 2024, y facilitarle las cosas al expresidente. para cimentar la impresión de que está siendo atacado por razones políticas. Por otro lado, el gobierno ya tiene los documentos desde hace dos semanas y el equipo legal del expresidente no ha hecho antes tal pedido.

Partes de la moción presentada por el equipo de Trump el lunes tenían todas las características de un documento preparado para las predilecciones del expresidente o con ellas en mente. Fue mucho más animado que una moción legal típicamente seca. Parecía a veces un intento de trollear el sistema legal e incluso adoptó un tono jactancioso al describir Mar-a-Lago, elogiándolo como un «monumento histórico» con 58 habitaciones, 33 baños, en 17 acres y con un nombre que significa » del mar al lago».

La presentación se abrió con una declaración de que «no se puede permitir que la política afecte la administración de justicia», una afirmación que vino con un descaro considerable ya que a menudo se acusaba a Trump en el cargo de politizar el Departamento de Justicia.

Los donantes de Donald Trump ayudan a financiar retratos de él y Melania Trump en la Galería Nacional de Retratos

Continuó afirmando que «el presidente Donald J. Trump es el claro favorito en las primarias presidenciales republicanas de 2024 y en las elecciones generales de 2024 si decide postularse. Más allá de eso, su respaldo en las elecciones primarias de mitad de período de 2022 ha sido decisivo para candidatos republicanos».

Luego, el equipo de Trump colocó sus quejas sobre la búsqueda, previamente entregadas en las redes sociales, en un marco legal formal con las palabras: «La aplicación de la ley es un escudo que protege a los estadounidenses. No se puede usar como arma con fines políticos».

Hay una clara implicación en el documento de que Trump, como expresidente o como posible candidato presidencial de 2024, no debería haber sido objeto de tal registro. Si se adoptara este estándar, ofrecería impunidad potencial a cualquier persona involucrada en la política. El argumento implícito del equipo de Trump también es consistente con la creencia, que mostró a lo largo de su presidencia, de que tenía un estatus especial que lo hacía inmune a las restricciones ampliamente entendidas de la ley.

Trump aprovecha caso legal para buscar oportunidad política

En términos legales, el allanamiento de su residencia podría ser desastroso para el expresidente si se descubre que infringió leyes, especialmente sobre el manejo del material más sensible de la seguridad nacional. No es posible saber a partir del material limitado disponible públicamente cómo podría resultar cualquier caso en su contra. Pero Trump ha dejado pocas dudas de que ve la búsqueda como una gran oportunidad política. Y aprovechó el momento para obligar efectivamente a los posibles rivales presidenciales republicanos a dar un paso atrás y condenarlo.

Como lo ha hecho Trump a lo largo de su tiempo en la política, la presentación legal de su equipo pareció tomarse libertades considerables con los hechos de la búsqueda del FBI y el proceso que condujo a ella. Culpó al «movimiento sorprendentemente agresivo» de la oficina que, según dijo, vino «sin comprender la angustia que causaría a la mayoría de los estadounidenses». Esa media línea es una exageración característica de Trump.

El documento continúa argumentando que el expresidente ofreció una cooperación extraordinaria y cordial con los Archivos Nacionales y el FBI. Pero también pasa por alto el hecho de que la búsqueda se llevó a cabo en base a una orden aprobada por el juez bajo el argumento de que se había cometido un delito probable.

Trump busca aprovechar la disputa con el FBI mientras se avecina una audiencia judicial crítica

Los argumentos en la presentación también parecen estar en conflicto con otros aspectos conocidos públicamente sobre el enfoque del gobierno, incluidas las solicitudes de los Archivos Nacionales para la devolución de documentos, la participación del Departamento de Justicia, una citación que se entregó a Trump por el material y el hecho de que los agentes aún no obtuvieron lo que querían cuando visitaron al expresidente en la propiedad antes de solicitar una orden de allanamiento. Sin mencionar que, según los informes de CNN y New York Times, un abogado de Trump les dijo a los investigadores por escrito que no se dejaron registros clasificados en Mar-a-Lago después de junio. El FBI dijo en una lista de inventario al final de su búsqueda que se recuperaron documentos clasificados adicionales.

La moción también contiene otra floritura clásica de Trump.

Revela que el 11 de agosto de 2022, el abogado de Trump habló con uno de los principales funcionarios del caso, Jay Bratt, jefe de la sección de contrainteligencia de la división de seguridad nacional del Departamento de Justicia. El mensaje estaba destinado al Fiscal General Merrick Garland.

“El presidente Trump quiere que el fiscal general sepa que ha estado escuchando a personas de todo el país sobre la redada. Si hay una palabra para describir su estado de ánimo, es ‘enojado’. El calor se está acumulando. La presión se está acumulando. Lo que sea que pueda hacer para reducir el calor, para reducir la presión, solo háganoslo saber».

Esta declaración es notable ya que fue Trump quien anunció la búsqueda de su resort. Y usó su red de medios sociales para iniciar una reacción violenta entre sus seguidores y generar un dividendo político.

El mensaje se presenta como una amenaza implícita, sobre las consecuencias de investigar al ex presidente, que se está enfriando después de la insurrección del 6 de enero. El enfoque también recuerda los esfuerzos anteriores de Trump para contactar, y posiblemente influir, a las autoridades que lo están investigando. Me viene a la mente su intento de cooptar al exdirector del FBI James Comey durante la investigación de Rusia, a quien luego despidió.

La nueva demanda de Trump podría tener éxito en el avance de algunos de sus objetivos legales, tal como son. Pero es un recordatorio de la terrible experiencia legal y política que enfrenta el país con una investigación sobre un expresidente combativo y enojado que también muestra todas las señales de utilizarlo como arma para reforzar su candidatura a las elecciones de 2024.

Cnn

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba