Noticias locales

Las fusiones de las telecos, en el aire tras la revisión del caso de O2 y Hutchison


La responsable de Competición, Margrethe Vestager. / ef

El letrado general del TJUE pide volver a analizar el veto de la Comisión Europea que luego fue anulado y que puede entorpecer la unión entre Orange y MásMóvil en España

Edurne Martínez

En 2016, la Comisión Europea vetó la venta de la filial británica de Telefónica, O2, al grupo asiático Hutchison, pero tras los recursos de las operadoras, el Tribunal General de la UE anuló esta decisión al considerar que la supuesta subida de precios que supondría había no ha sido probado. Pero ahora las fusiones entre las telecos están en el aire porque el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha propuesto que se anule la sentencia que rechazó el veto de Bruselas.

De ser así, las grandes operadoras tendrían problemas para realizar más fusiones, lo que ha llevado a las grandes operadoras (Telefónica, Vodafone y Orange) a perder valor en Bolsa a mitad de sesión a pesar de haber comenzado la jornada con beneficios. La posición de la Comisión Europea es contraria a estos sindicatos, argumentando que es negativa para los consumidores porque el mercado telefónico se reduce, lo que afecta a los precios, la competencia y la innovación. Los operadores, por su parte, aseguran que el mercado europeo está demasiado fragmentado y no tienen suficiente margen para sacar rentabilidad.

El caso se considera de especial relevancia para el mercado español, ya que este veto podría entorpecer las condiciones de la fusión entre Orange España y MásMóvil. Pero si no, podría desencadenar una ola de fusiones a nivel europeo. La intención de fusión entre ambas se anunció en julio con el objetivo de crear la mayor empresa española de telecomunicaciones en número de clientes de telefonía móvil, con 31 millones de líneas, por delante de Telefónica, que mantendría el liderazgo en volumen de ingresos.

La propuesta de la abogada general del TJUE, Juliane Kokott, no es vinculante para el tribunal, pero tiende a acatarla la mayor parte del tiempo. Además, implica un refuerzo de las estrictas políticas de competencia que la Comisión Europea viene aplicando en las últimas décadas y que el sector de las telecomunicaciones esperaba que revisara para permitir a los operadores ganar escala.

En su presentación, destacó que, en este tipo de investigaciones, la única competencia que tiene el Tribunal de Justicia es determinar si se han cumplido las leyes de competencia, por un lado, y si el análisis de las pruebas por parte de la Comisión Europea contiene «algún tipo de error manifiesto o aseveración». Asimismo, señaló que es imposible aportar «pruebas objetivas» en la prohibición de una fusión por problemas de competencia futuros, ya que se trata de una previsión, que invariablemente está sujeta a un grado de probabilidad


Sp grp1

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba