Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Noticias locales

Se dice que las conversaciones entre Arabia Saudita e Irán se estancaron por las protestas en Irán

BAGDAD – Las conversaciones diplomáticas mediadas por Bagdad entre los rivales regionales Irán y Arabia Saudita se han detenido, en gran parte debido a las afirmaciones de Teherán de que el reino sunita ha desempeñado un papel en la supuesta incitación extranjera a las protestas masivas contra el gobierno en curso en Irán, dijeron varios funcionarios iraquíes. .

Las conversaciones habían sido elogiadas como un avance que aliviaría las tensiones regionales. El nuevo primer ministro de Irak, Mohammed Shia al-Sudani, dijo el mes pasado después de asumir el cargo que se le había pedido a Irak que continuara facilitando el diálogo.

Sin embargo, no se ha programado una sexta ronda de conversaciones anticipada, que será organizada por Bagdad, porque Teherán se niega a reunirse con funcionarios saudíes cuando las protestas en Irán entran en su cuarto mes, según los funcionarios iraquíes.

“Las negociaciones entre Irán y Arabia Saudita se han estancado y esto tendrá un impacto negativo en la región”, dijo Amer al-Fayez, legislador iraquí y miembro del Comité de Relaciones Exteriores del parlamento.

En su primera visita oficial a Teherán en noviembre, al-Sudani preguntó sobre la reanudación de las conversaciones y mencionó que pronto viajaría a la capital saudí de Riad.

Pero los iraníes le dijeron que no se reunirían con sus homólogos saudíes y acusaron al reino de apoyar las protestas en todo el país en Irán a través de los medios de comunicación financiados por Arabia Saudí, según un funcionario que es miembro de la coalición gobernante Marco de Coordinación de Irak, una alianza compuesta en su mayoría por Grupos respaldados por Irán.

Los detalles fueron confirmados por cinco funcionarios iraquíes, incluidos funcionarios gubernamentales, grupos de milicianos respaldados por Irán y figuras de partidos políticos musulmanes chiítas. Todos hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir el tema con los medios.

La misión de Irán en la ONU confirmó que las conversaciones se habían detenido, pero no proporcionó una explicación. “Las conversaciones entre Irán y Arabia Saudita cesaron antes de los recientes acontecimientos en Irán, por una variedad de razones. Podría valer la pena preguntarle a Arabia Saudita sobre ellos”, dijo la misión en un comunicado.

El reino no respondió a las solicitudes de comentarios.

La aparente negativa de Irán a continuar con las conversaciones es un revés para al-Sudani, quien esperaba que un diálogo en curso entre Arabia Saudita e Irán permitiera a Irak reforzar su papel como mediador regional. Detener las conversaciones también podría tener repercusiones regionales, con las dos naciones apoyando a fuerzas opuestas en varios conflictos en todo el Medio Oriente, incluidos Siria y Yemen, donde Irán respalda a los rebeldes hutíes que luchan contra el reino.

Irán acusa a Arabia Saudita de financiar a Iran International, un canal de noticias con sede en Londres que ha estado informando ampliamente sobre las protestas que estallaron en Irán a mediados de septiembre. El canal es propiedad de Volant Media UK, que incluye accionistas saudíes con vínculos con la familia real saudí.

Teherán también se molestó por una declaración conjunta emitida después de una cumbre árabe-china en Riad la semana pasada, según un funcionario iraquí del Ministerio de Relaciones Exteriores. En la declaración, Arabia Saudita y China dijeron que acordaron “fortalecer la cooperación conjunta para garantizar la naturaleza pacífica del programa nuclear de Irán”, al tiempo que pidieron a Irán que respete los “principios de buena vecindad y no interferencia en los asuntos internos de los estados”.

China ha sido un socio económico de Irán durante mucho tiempo, con relaciones bilaterales centradas en las necesidades energéticas de Beijing, pero que también incluyen la venta de armas. La profundización de los lazos entre los países también se considera un contrapeso regional estratégico para Estados Unidos y sus aliados. A Teherán le preocupa que la mejora de los lazos económicos entre Pekín y Riad pueda desbaratar este statu quo, dijeron funcionarios iraquíes.

Arabia Saudita, con una población mayoritariamente sunita, e Irán, que es mayoritariamente chiita, han estado en desacuerdo desde la Revolución Islámica de Irán de 1979, pero las relaciones empeoraron después de la ejecución en 2016 del clérigo chiita Nimr al-Nimr por parte de Riyadh. El incidente desencadenó protestas en Arabia Saudita e Irán, donde los manifestantes incendiaron la Embajada de Arabia Saudita en Teherán. Las relaciones diplomáticas se agriaron después de eso.

Las conversaciones directas se lanzaron en abril de 2021, negociadas por Irak, en un intento por mejorar las relaciones. La mera existencia de un diálogo se consideró importante, incluso si el único resultado notable hasta ahora ha sido que Irán reabrió la oficina de representación del país ante la Organización de Cooperación Islámica en la ciudad saudita de Jeddah.

Irán ha estado sumido en protestas contra el gobierno desde el 16 de septiembre, luego de la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, bajo custodia policial, luego de que fuera arrestada por presuntamente violar el estricto código de vestimenta islámico del país. De manifestaciones que pedían mayores libertades para las mujeres, las protestas se han convertido en uno de los mayores desafíos para la teocracia iraní desde los caóticos años posteriores a la Revolución Islámica.

Al menos 495 personas han muerto desde que comenzaron las manifestaciones, según el monitor de derechos de Irán HRANA, con incidentes informados de las fuerzas de seguridad iraníes que utilizan munición real, perdigones y balas de goma para dispersar a las multitudes. Más de 18.000 personas han sido detenidas en decenas de ciudades.

Irán afirma que las protestas están orquestadas por agentes extranjeros, incluidos Estados Unidos y sus aliados regionales. Al comienzo de las protestas, Teherán culpó a los grupos de oposición kurdos exiliados en Irak por alimentar las manifestaciones y canalizar armas hacia Irán, sin proporcionar evidencia de las afirmaciones. Irán desató un aluvión de ataques con misiles en el norte de Irak contra las bases del partido, matando al menos a una docena de personas.

Los grupos de oposición kurdos han negado las acusaciones de Teherán de que contrabandearon armas a Irán y dijeron que su participación se limitó a solidarizarse con los manifestantes, especialmente en las regiones de habla kurda de Irán, y crear conciencia a nivel mundial.

Irán ha seguido presionando a Irak para que aplique controles fronterizos más estrictos.

El tema fue abordado nuevamente durante la visita de al-Sudani a Teherán, dijeron funcionarios. Irak ha desplegado fuerzas fronterizas especializadas en el área cercana a su frontera con Irán. Las fuerzas están compuestas principalmente por soldados kurdos para evitar tensiones con el gobierno de la región kurda semiautónoma del norte de Irak.

“Irán ahora enfrenta una crisis real”, dijo Ihsan al-Shammari, un analista político iraquí.

Irán, dijo, está tratando de convertir a otros países y grupos en chivos expiatorios, “para convencer al pueblo iraní de que la crisis es el resultado de la interferencia extranjera”.

Derechos de autor 2022 Prensa Asociada. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin permiso.


Sp grp2

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba