Skip to content
Misil ruso mata a 30 civiles en estación de tren de Ucrania

Zelenskyy acompañó una publicación en las redes sociales con fotos que mostraban un vagón de tren con las ventanas rotas, equipaje abandonado y cuerpos tirados en lo que parecía una sala de espera al aire libre. Las autoridades dijeron que el ataque hirió a más de 100 personas.

“Los inhumanos rusos no están cambiando sus métodos. Sin la fuerza ni el coraje para plantarnos cara en el campo de batalla, están destruyendo con cinismo a la población civil”, dijo el mandatario. “Este es un mal sin límites. Y si no se castiga, nunca se detendrá”.

Después de no poder tomar la capital de Ucrania, Rusia cambió su enfoque a Donbas, una región industrial mayoritariamente de habla rusa en el este de Ucrania donde los rebeldes respaldados por Moscú han estado luchando contra las fuerzas ucranianas durante ocho años y controlan algunas áreas.

Los funcionarios ucranianos advirtieron a los residentes esta semana que se fueran lo antes posible a partes más seguras del país y dijeron que ellos y Rusia acordaron establecer múltiples rutas de evacuación en el este. Kramatorsk se encuentra en territorio controlado por el gobierno.

En su discurso de video nocturno, Zelenskyy predijo que se realizarían descubrimientos más espantosos en las ciudades y pueblos del norte que los rusos retiraron del concentrado en el este de Ucrania. Dijo que la evidencia de civiles asesinados a quemarropa y tirados en las calles de Bucha ya había aparecido de una manera peor en Borodianka, otro asentamiento en las afueras de la capital.

“¿Y qué pasará cuando el mundo sepa toda la verdad sobre lo que hicieron las tropas rusas en Mariupol?” Zelenskyy dijo el jueves por la noche, refiriéndose al puerto sureño asediado que ha sufrido uno de los mayores sufrimientos desde que Rusia invadió Ucrania. “Allí, en cada calle, está lo que el mundo vio en Bucha y otras ciudades de la región de Kiev después de la partida de las tropas rusas. La misma crueldad. Los mismos crímenes terribles.

Estimulados por los informes de que las fuerzas rusas cometieron atrocidades en las áreas que rodean la capital, las naciones de la OTAN acordaron aumentar su suministro de armas después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania pidió armas a la alianza y otros países simpatizantes para ayudar a enfrentar una esperada ofensiva en el este.

El alcalde de Bucha, Anatoliy Fedoruk, dijo que los investigadores encontraron al menos tres sitios de tiroteos masivos de civiles durante la ocupación rusa. La mayoría de las víctimas murieron por disparos, no por bombardeos, dijo, y algunos cadáveres con las manos atadas fueron “arrojados como leña” en fosas comunes, incluida una en un campamento infantil.

Fedoruk dijo que se había confirmado la muerte de 320 civiles hasta el miércoles, pero esperaba más a medida que se encontraran cadáveres en la ciudad que albergaba a 50.000 personas. Sólo quedan 3.700, dijo.

En su discurso nocturno, Zelenskyy dijo que los horrores de Bucha pueden ser solo el comienzo. En la ciudad norteña de Borodianka, a solo 30 kilómetros (20 millas) al noroeste de Bucha, advirtió sobre aún más víctimas y dijo que “allí es mucho más horrible”.

Ucrania y varios líderes occidentales han culpado de las masacres a las tropas de Moscú. La revista semanal Der Spiegel informó que la agencia de inteligencia extranjera de Alemania interceptó mensajes de radio entre soldados rusos que hablaban de asesinatos de civiles. Rusia ha afirmado falsamente que las escenas en Bucha fueron puestas en escena.

Un portavoz del Kremlin dijo el jueves que Rusia ha sufrido importantes bajas de tropas durante su operación militar de seis semanas en Ucrania.

“Sí, tenemos pérdidas significativas de tropas y es una gran tragedia para nosotros”, dijo a Sky News el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Peskov también insinuó que la lucha podría terminar «en un futuro previsible», y le dijo a Sky que las tropas rusas estaban «haciendo todo lo posible para poner fin a esa operación».

El jueves, un día después de que las fuerzas rusas comenzaran a bombardear su pueblo en la región sur de Mykolaiv, Sergei Dubovienko, de 52 años, condujo hacia el norte en su pequeño Lada azul con su esposa y su suegra hasta Bashtanka, donde buscaron refugio en una iglesia.

“Comenzaron a destruir las casas y todo” en Pavlo-Marianovka, dijo. “Entonces aparecieron los tanques del bosque. Pensamos que por la mañana volverían a bombardear, así que decidí irme”.

Cientos de personas han huido de las aldeas de las regiones de Mykolaiv y Kherson que están bajo ataque u ocupadas por las fuerzas rusas.

Marina Morozova y su esposo huyeron de Kherson, la primera gran ciudad en caer ante los rusos.

“Están esperando una gran batalla. Vimos proyectiles que no explotaron. Fue horrible”, dijo.

Morozova, de 69 años, dijo que solo la televisión y la radio rusas estaban disponibles. Los rusos repartieron ayuda humanitaria, dijo, y filmaron la distribución.

Ansiosos por seguir alejándose de las tropas rusas, la pareja y otros abordaron una camioneta que los llevaría al oeste. Algunos intentarán abandonar el país, mientras que otros permanecerán en zonas más tranquilas de Ucrania.

Naciones Unidas estima que la guerra ha desplazado al menos a 6,5 ​​millones de personas dentro del país.

La agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, dijo que más de 4,3 millones, la mitad de ellos niños, han abandonado Ucrania desde que Rusia lanzó su invasión el 24 de febrero y provocó la mayor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

La Organización Internacional para las Migraciones estima que más de 12 millones de personas están varadas en áreas de Ucrania bajo ataque.

El jefe humanitario de las Naciones Unidas dijo a The Associated Press el jueves que «no es optimista» sobre asegurar un alto el fuego después de reunirse con funcionarios en Kiev y Moscú esta semana, dada la falta de confianza entre las partes. Habló horas después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, acusara a Ucrania de dar marcha atrás en las propuestas que había hecho sobre Crimea y el estatus militar de Ucrania.

Dos altos funcionarios de la Unión Europea y el primer ministro de Eslovaquia viajaron a Kiev el viernes para reforzar el apoyo de la UE a Ucrania. El primer ministro Eduard Heger dijo que él, la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, y el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, tienen propuestas comerciales y de ayuda humanitaria para Zelenskyy y su gobierno.

Parte de eso, dice Heger, es “ofrecer opciones para el transporte de granos, incluido el trigo”. Ucrania es un importante proveedor mundial de trigo y la guerra de Rusia contra Ucrania está creando escasez, especialmente en Oriente Medio.

Las naciones occidentales han intensificado las sanciones, y el Grupo de las Siete principales potencias mundiales advirtió que seguirán agregando medidas hasta que las tropas rusas abandonen Ucrania.

El Congreso de EE. UU. votó el jueves para suspender las relaciones comerciales normales con Rusia y prohibir la importación de su petróleo, mientras que la UE aprobó otros nuevos pasos, incluido un embargo a las importaciones de carbón. Mientras tanto, la Asamblea General de la ONU votó para suspender a Rusia del principal organismo de derechos humanos de la organización mundial.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que la votación de la ONU demostró cómo “la guerra de Putin ha convertido a Rusia en un paria internacional”. Llamó a las imágenes provenientes de Bucha “horrorosas”.

“Las señales de personas violadas, torturadas, ejecutadas, en algunos casos con sus cuerpos profanados, son un ultraje para nuestra humanidad común”, dijo Biden.


politico

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.