Noticias locales

Más trabajadores con cláusulas salariales pero con topes


El Banco de España constata un aumento del blindaje contra la inflación en los acuerdos, pero en su mayor parte no del todo y sin efectos retroactivos

Lucía Palacios

Pese al cierre de la patronal, que se niega radicalmente a aceptarlos en un nuevo convenio colectivo, cada vez más trabajadores se protegen con cláusulas en sus convenios contra la inflación, aunque con algunos límites. Así lo confirma el Banco de España en un breve análisis publicado este miércoles, en el que confirma lo que ya había adelantado este diario: que el 25% de los trabajadores acogidos al convenio están blindados frente a las fluctuaciones de precios, un porcentaje muy superior al 16,6% que se registró en promedio entre 2014 y 2021, aunque por otro lado “significativamente” por debajo de lo recaudado hasta 2009, cuando eran la gran mayoría.

Además, el supervisor avanza que en 2023 este nivel aumentará bastante más y se situará por encima del 40%, según los datos de los convenios ya firmados para el próximo año. Sin embargo, esto no quita que, como reclaman los sindicatos, se garantice a estos trabajadores que no perderán poder adquisitivo en estos años, ya que la mayoría de estas cláusulas tienen letra pequeña y no les protegen del todo.

Así, el 75% de los empleados con cláusulas salariales vigentes en 2022 tienen determinados límites o umbrales incluidos en sus convenios, por encima de los cuales estas cláusulas no operan. En otras palabras, la revisión salarial pactada en las cláusulas no implica necesariamente un traslado total a los salarios de las diferencias que se produzcan entre la inflación observada y el incremento salarial inicialmente pactado, sino que dicho traslado es, en la mayoría de los casos, parcial, en base a porcentajes que también se han reducido «notablemente» en los últimos años, según el Banco de España.

A su vez, algo más de la mitad de los trabajadores estarían afectados por cláusulas de salvaguardia sin efectos retroactivos, lo que significa que una eventual activación de las cláusulas no implicaría ajustes salariales asociados a años pasados, sino únicamente una actualización de las tarifas salariales para el año siguiente.

Otro aspecto que analiza el informe es si la revisión salarial se hace de forma anual o plurianual. En este caso, poco más del 60% de los trabajadores amparados por estas cláusulas tienen una referencia anual; es decir, se determinaría una eventual revisión salarial en función de la inflación de fin de año. Por otra parte, el 20% de los trabajadores afectados por estas cláusulas se enfrentan a una referencia plurianual; es decir, las posibles revisiones salariales se determinarían en función del comportamiento de la inflación a lo largo de la vigencia del contrato. El organismo público explica que “en un contexto en el que las altas tasas de inflación actuales podrían ralentizarse de forma apreciable en los próximos años, estas cláusulas plurianuales ayudarían a mitigar el impacto de la inflación en los costes salariales a corto plazo”.


Sp grp1

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba