Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Política

Los países alcanzan un acuerdo histórico para proteger la naturaleza – POLITICO

MONTREAL — Los países llegaron el lunes a un nuevo acuerdo para detener y revertir la pérdida de biodiversidad, con los gobiernos ahora obligados a poner la tierra y los mares bajo una mayor protección, limitar los pesticidas, retrasar la extinción de especies e impulsar los flujos de efectivo de los países ricos a los más pobres para pagar por la conservación de la naturaleza.

Pero el último acuerdo de este tipo alcanzado en 2010 no logró alcanzar sus objetivos y existe la sensación de que la ejecución debe ser mejor esta vez.

“Ahora tenemos que pasar del papel a la implementación… esa suele ser la parte más difícil”, dijo el Comisario de Medio Ambiente de la UE, Virginijus Sinkevičius.

Como parte del acuerdo final, adoptado después de dos semanas de intensas negociaciones en la cumbre COP15 en Montreal, los países se comprometieron a poner al menos el 30 por ciento de la tierra y los océanos del mundo bajo estado protegido para 2030.

Acordaron restaurar el 30 por ciento de los hábitats degradados para fines de la década; detener la extinción de especies amenazadas para 2050; recortar $ 500 mil millones en subsidios ambientalmente dañinos y reducir la contaminación, entre otros objetivos.

El acuerdo también reconoce que preservar la naturaleza es crucial para la prosperidad económica a largo plazo (la mitad del PIB mundial depende de ecosistemas saludables) e incluye un compromiso de los países ricos de triplicar su financiación de la biodiversidad a los países en desarrollo.

El ministro de Medio Ambiente de Canadá, Steven Guilbeault, comparó el acuerdo con el acuerdo climático de París de 2015 de la ONU.

“Es verdaderamente un momento que marcará la historia como lo hizo París por el clima”, dijo Guilbeault, uno de los coanfitriones de la conferencia.

Estados Unidos es el principal extraño, ya que nunca ratificó el acuerdo original de 1992 y no está vinculado a los resultados de la COP15.

Las ONG acogieron ampliamente el resultado, pero hubo advertencias.

El acuerdo alcanzado en Montreal “brinda cierta esperanza de que la crisis que enfrenta la naturaleza está comenzando a recibir la atención que merece”, dijo Brian O’Donnell, director de Campaign for Nature.

Pero otros dijeron que el acuerdo todavía hace que sea demasiado fácil para los países eludir sus compromisos.

Como cualquier acuerdo de la ONU, el nuevo marco no es un documento legalmente vinculante, sino que empuja a los países hacia objetivos comunes de protección ambiental.

Según Pierre Cannet, director de defensa de WWF Francia, el sistema para monitorear e informar sobre el progreso de los países en el cumplimiento de esos objetivos carece de dientes porque sigue siendo voluntario. También se quejó de que el acuerdo no obliga a las empresas a revelar sus impactos en la biodiversidad y permite que la extinción de algunas especies continúe hasta 2050.

El objetivo de poner fin a la pérdida de biodiversidad para 2030 “está lejos de cumplirse”, dijo Cannet. “Hay mucho por hacer para garantizar que los países respeten sus compromisos”.

Algunos objetivos, para reducir la huella ecológica del mundo y garantizar que la biodiversidad se pueda usar de manera sostenible, son en realidad más débiles que en el acuerdo global anterior, según Ioannis Agapakis, un abogado ambientalista de la organización benéfica legal ClientEarth.

«Retroceder en estos objetivos muestra que los líderes mundiales no han logrado comprender la verdadera importancia de la biodiversidad al evitar transformar el sistema económico mundial y mitigar su impacto en la naturaleza», argumentó.

El acuerdo «no es de ninguna manera el ‘momento de París’ para la naturaleza que nos prometieron», dijo, porque no logra transformar los sectores «que impulsan el rápido declive de la biodiversidad», como la agricultura intensiva y la extracción de recursos.

Dar y recibir

El acuerdo también ha creado divisiones entre las naciones ricas y en desarrollo.

India e Indonesia criticaron el objetivo, impulsado con fuerza por la UE, de reducir a la mitad el riesgo general de los pesticidas y los productos químicos altamente peligrosos para 2030, diciendo que amenaza su seguridad alimentaria.

Camerún, Uganda y la República Democrática del Congo no estaban contentos con la decisión de crear un fondo para proyectos de biodiversidad en el marco del Fondo para el Medio Ambiente Mundial existente y dijeron que necesitan un nuevo fondo dedicado para facilitar el acceso al efectivo.

Y aunque los países ricos acordaron aumentar la ayuda internacional para la biodiversidad a $ 20 mil millones anuales para 2025 y $ 30 mil millones para 2030, un aumento del triple en comparación con los niveles actuales, los países africanos querían $ 100 mil millones por año.

El ministro de Medio Ambiente de Camerún, Pierre Hélé, dijo que China, que ocupó la presidencia de las conversaciones, había «forzado» el resultado insatisfactorio.

Ubicado en la cuenca del Congo, rica en biodiversidad, Camerún “hace sacrificios por toda la humanidad privándose de los recursos para su desarrollo” y no recibió “compensación por sus sacrificios”, dijo Hélé.

Nigeria también dijo que estaba «preocupada» de que los países en desarrollo «una vez más sean silenciados en su solicitud de fuertes compromisos financieros».

Mientras tanto, Namibia dijo que el acuerdo era «un paquete finamente equilibrado que hace que todos estén igualmente descontentos, que es el secreto para llegar a un acuerdo en el sistema de la ONU».

El ministro de Medio Ambiente de China, Huang Runqiu, defendió el acuerdo. «He hecho todo lo posible para tratar de traerles un paquete equilibrado», dijo, y agregó que «no existe una fórmula mágica para que todos seamos completamente felices».

Beijing fue «muy inteligente» en sus tácticas de negociación, según un negociador europeo. Cuando la UE presionó para incluir objetivos de conservación más ambiciosos, la presidencia china «bloqueó nuestros márgenes de maniobra» y obligó al bloque a obtener más fondos a cambio. «Se jugó muy bien», reconoció el negociador.

Eso significa que el texto final incluye una victoria para los países en desarrollo (más financiamiento para la biodiversidad) y otra para los países desarrollados, que lograron asegurar el objetivo de proteger el 30 por ciento del planeta, así como un marco de monitoreo sólido.

“China dio un poco a todos”, agregó el negociador.




politico

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba