Skip to content
Las remesas de México superan los $ 50 mil millones, aumentan durante la pandemia

COMAHUÉN – Las remesas de México —el dinero que los migrantes envían a casa a sus familiares— se han disparado en los últimos dos años y ahora se espera que superen los $50 mil millones por primera vez una vez que se sumen las cifras de 2021. Eso superaría a casi todas las demás fuentes de ingresos extranjeros de México.

Pero a pesar de lo feliz que está el gobierno mexicano con la noticia —llama a los migrantes “héroes”—, el auge plantea interrogantes: ¿los mexicanos siempre tendrán que emigrar? ¿Y es sostenible, o solo un problema momentáneo alimentado en parte por los pagos de apoyo pandémico del gobierno de EE. UU.?

En muchos lugares rurales como Comachuen, Michoacán, toda tienda, negocio y familia depende de las remesas.

“Sin estas remesas que los migrantes envían a sus familias aquí en Comachuen, el pueblo no tendría vida”, dijo Porfirio Gabriel, quien ha pasado casi 13 años trabajando en fincas en Estados Unidos y ahora recluta y supervisa a la gente para ir al norte.

Las remesas como porcentaje del PIB de México casi se han duplicado en la última década, pasando del 2% del PIB en 2010 al 3,8% en 2020, según el gobierno. Entre 2010 y 2020, el porcentaje de hogares en México que reciben remesas creció de 3.6% a 5.1%.

Anuncio

Durante los primeros 11 meses de 2021, las remesas crecieron casi un 27%. México es ahora el tercer receptor más grande de remesas en el mundo, solo detrás de India y China, y México ahora representa alrededor del 6.1% de las remesas mundiales, según un informe del gobierno.

Por un lado, el aumento fue simplemente una cuestión de necesidad, causada en parte por la pandemia de coronavirus. El PIB de México se contrajo un 8,5 % en 2020 y, aunque la economía recuperó alrededor de un 4,7 % de esa pérdida en los primeros tres trimestres de 2021, el crecimiento parece haberse desacelerado y la inflación se disparó en el último trimestre.

“Cuando una familia mexicana sufre una enfermedad o su hogar sufre daños, recibe más. … ¿Por qué? Porque, básicamente, piden ayuda, y eso es lo que creo que sucedió aquí el año pasado”, dijo Agustín Escobar, profesor del Centro de Investigación y Educación Superior en Antropología Social de México.

Irónicamente, parte de ese crecimiento puede haber sido impulsado por una disminución temporal hace varios años en el número de nuevos migrantes mexicanos que se dirigían a los Estados Unidos y una disminución en el porcentaje relativo de migrantes sin documentos adecuados.

Anuncio

Escobar dijo que eso significa que los inmigrantes establecidos enfrentan menos competencia salarial de los recién llegados, jóvenes e indocumentados.

“Pero cuánto puede seguir mejorando en el futuro es una pregunta abierta”, agregó.

Y el hecho de que un porcentaje menor de migrantes mexicanos no tenga los documentos adecuados que antes significa que están más calificados para los pagos de apoyo pandémico de EE. UU. en 2020.

Un informe del blog Liberty Street Economics del Banco de la Reserva Federal de Nueva York dijo: «Descubrimos que alrededor de $ 24 mil millones se destinaron a los residentes estadounidenses nacidos en México, América Central y la República Dominicana entre abril y septiembre» de 2020 cuando el apoyo pandémico los pagos comenzaron a fluir bajo la Ley CARES.

Si bien las personas en Comachuen informan que usan su dinero para educar a sus hijos y construir negocios, la investigación muestra que la gran mayoría de las remesas se usan para necesidades de subsistencia: comprar más alimentos o medicamentos, o electrodomésticos muy necesarios como refrigeradores que ahorrarán alimentos a las familias. costos a largo plazo.

Anuncio

También hay una extraña dicotomía: los mayores flujos de remesas van a los estados más violentos de México, como Guanajuato, Zacatecas, Jalisco y Michoacán.

Escobar dijo que la migración y el crimen a veces van de la mano. Quienes reciben fondos del exterior se convierten en blanco de los delincuentes, creando un miedo que empuja a más a emigrar.

“Las familias en Michoacán están tratando de ocultar que están recibiendo remesas. Tratan de ir a una sucursal bancaria que no está cerca de su casa, y no presumir, porque estas familias se convierten en blanco de secuestros, para sacar el dinero”, dijo Escobar.

Raúl Delgado, quien dirige la unidad de estudios de desarrollo de la Universidad de Zacatecas, ve un “círculo vicioso y perverso” en las restricciones fronterizas estadounidenses más estrictas. Hacen que los contrabandistas de inmigrantes sean más necesarios, lo que a su vez empodera a las bandas criminales, que a su vez se aprovechan de la población local, que tiene que abandonar sus comunidades de origen debido a la violencia.

Derechos de autor 2022 Prensa Asociada. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin permiso.


Sp grp2

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.