Skip to content
La «madurez» del malagueño Jorge Villalobos gana el Premio Unicaja de Poesía


Jorge Villalobos ha ganado el Premio Unicaja de Poesía con una obra sobre la muerte y la vida. / miguel fernandez

El autor, uno de los más jóvenes en ganar el galardón, cierra su trilogía sobre la muerte con ‘Nada desaparece para siempre’, un «canto a la vida»

La «madurez» del malagueño Jorge Villalobos gana el Premio Unicaja de Poesía

Tiene apenas 27 años y su currículum está repleto de cursos, másteres e incluso docencia en Derecho. Pero lejos del pomposo lenguaje jurídico, Jorge Villalobos (Marbella, 1995) tiene una vida paralela que es pura justicia poética. Y también precoz ya que este autor ya dejó a muchos sorprendidos cuando en 2018 ganó el Premio Hiperión con ‘El desgarro’, los versos inspirados en la pérdida de su madre. Ahora cierra ese círculo con ‘Nada desaparece para siempre’, en la que también habla de la muerte y que este jueves ganó el XXXVI Premio Unicaja de Poesía, convirtiendo al malagueño en uno de los más jóvenes en hacerse con este veterano galardón. Lo que no ha impedido que el jurado lo considere un poeta que escribe con «madurez».

«Es curioso y casi mágico que me llamaran para informarme del premio en el cumpleaños de mi tía Amparo, cuya muerte fue la razón por la que comencé a escribir los primeros poemas», dijo a SUR el propio ganador, al concluir con su nueva y obra premiada, la trilogía que comenzó con ‘La ceniza de tu nombre’ y continuó con ‘El desgarro’. “Pero es un cierre con una visión positiva, porque, a pesar de que con la pérdida nos queda el dolor, también nos queda el recuerdo y este es un libro de la memoria”, explicó el poeta y profesor de derecho que califica ‘Nada desaparece para siempre’ como un himno a la vida ya las «personas que amamos».

El poemario se divide así en tres partes que parten del amor, continúan con el trabajo y concluyen con ese acercamiento a la muerte desde la vida. «Lo bonito es que si algo hemos perdido es porque lo hemos vivido; peor sería no haber tenido nada que perder», reflexiona Jorge Villalobos sobre su obra, de la que el jurado del Premio Unicaja de Poesía ha destacado «su gran frescura, cuyo discurso se alinea con una expresión muy cuidada». Además, el jurado, que estuvo integrado por los escritores Juan Ceyles, José Mateos, Yolanda Morató y Antonio Rivero, y por el representante de la editorial Pre-Textos Manuel Borrás, afirmó que el poemario es «una propuesta equilibrada , firme en la musicalidad, urbano y reflexivo a la vez y con afinadas dosis de humor, el poeta tiene una voz tranquila y verdadera, madura en definitiva”.

«Este poemario es un cierre con una visión positiva, porque, a pesar de que con la pérdida nos queda el dolor, también nos queda el recuerdo»

Un adjetivo, el de la madurez, que divierte y, al mismo tiempo, agrada al ganador. “Siempre me he sentido un niño-poeta y estoy muy feliz por este premio porque creo que soy el más joven en haberlo ganado”, comentó Jorge Villalobos, agregando con ironía que ya da señales de abandonar su frescura. canas en la barba “Hasta ahora venía ganando premios de poesía joven, pero ahora son premios de adultos en los que me ven muy joven”, destaca el autor, que no oculta su alegría por la próxima publicación de la obra. en la editorial Pre-Textos.

Montañismo y poesía

Respecto a su actividad como profesor e investigador en Derecho, reconoce que “en principio el campo jurídico y la literatura son muy diferentes, pero yo me he especializado en las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial, que producen una extraña sensación de conmoción en el mundo actual, que es lo mismo que me produce la poesía, un desconcierto», ha enlazado Villalobos, añadiendo que con los versos siempre vive «en la pregunta». “La poesía es un deporte de riesgo, es el alpinismo del verbo que hay que escalar para encontrar nuevos sentidos”, concluyó la flamante ganadora de un galardón al que esta edición le ha quitado años de encima sin perder lucidez.

Villalobos se ha impuesto en una convocatoria en la que han participado 263 poemas, que se han recibido en su mayoría de España, pero también de Alemania, Argentina, Australia, Bolivia, Chile, China, Colombia, Cuba, Ecuador, EEUU, Francia, México, Países Bajos. , Reino Unido, Uruguay y Venezuela, entre otros. El Premio Unicaja de Poesía está dotado con una dotación de 4.000 euros, además de una estatuilla del escultor Fernando Benítez.


Sp grp1

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.