Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Noticias del mundo

La COP27 cierra con un acuerdo para un fondo para desastres climáticos, pero sin nuevos recortes de emisiones


SHARM EL-SHEIKH, Egipto (AP) — Por primera vez, las naciones del mundo decidieron ayudar a pagar por el daño que un mundo sobrecalentado está infligiendo a los países pobres, pero terminaron el domingo conversaciones maratónicas sobre el clima sin abordar más la causa raíz. de esos desastres: la quema de combustibles fósiles.

El acuerdo, firmado al amanecer en esta ciudad turística egipcia del Mar Rojo, estableció un fondo para lo que los negociadores llaman pérdidas y daños.

Fue una gran victoria para las naciones más pobres que durante mucho tiempo han pedido dinero, a veces visto como reparaciones, porque a menudo son víctimas de inundaciones, sequías, olas de calor, hambrunas y tormentas que empeoran el clima a pesar de haber contribuido poco a la contaminación que calienta. el mundo.

También se ha llamado durante mucho tiempo un problema de equidad para las naciones afectadas por fenómenos meteorológicos extremos y los pequeños estados insulares que enfrentan una amenaza existencial por el aumento del nivel del mar.

LEE MAS: En medio de la subida del nivel del mar, las naciones insulares presionan por la protección legal

“Tres largas décadas y finalmente hemos brindado justicia climática”, dijo Seve Paeniu, el ministro de Finanzas de Tuvalu. “Finalmente hemos respondido al llamado de cientos de millones de personas en todo el mundo para ayudarlos a abordar las pérdidas y los daños”.

La ministra de Medio Ambiente de Pakistán, Sherry Rehman, dijo que el establecimiento del fondo “no se trata de repartir caridad”.

“Es claramente un pago inicial de la inversión a largo plazo en nuestro futuro común”, dijo, hablando en nombre de una coalición de las naciones más pobres del mundo.

Molwyn Joseph de Antigua y Barbuda, quien preside la organización de pequeños estados insulares, describió el acuerdo como una “victoria para todo nuestro mundo”.

“Les hemos mostrado a quienes se han sentido desatendidos que los escuchamos, los vemos y les estamos brindando el respeto y el cuidado que se merecen”, dijo.

El acuerdo siguió a un juego de gallina, con las naciones que apoyaron el fondo que también señalaron que se retirarían si había algún retroceso en el lenguaje sobre la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El domingo por la mañana temprano, los delegados aprobaron el fondo de compensación, pero no habían tratado los temas polémicos de un objetivo de temperatura general, la reducción de emisiones y el deseo de apuntar a todos los combustibles fósiles para su reducción gradual. A altas horas de la madrugada, la Unión Europea y otras naciones lucharon contra lo que consideraban un retroceso en el acuerdo general de cobertura de la presidencia egipcia y amenazaron con echar por tierra el resto del proceso.

El paquete se revisó nuevamente, eliminando la mayoría de los elementos a los que los europeos se habían opuesto, pero sin agregar nada de la ambición intensificada que esperaban.

“Lo que tenemos frente a nosotros no es un paso adelante suficiente para las personas y el planeta”, dijo Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo de la Unión Europea, decepcionado, a sus compañeros negociadores. “No trae suficientes esfuerzos adicionales de los principales emisores para aumentar y acelerar sus recortes de emisiones.

“Todos nos hemos quedado cortos en las acciones para evitar y minimizar las pérdidas y los daños”, dijo Timmermans. “Deberíamos haber hecho mucho más”.

La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, también expresó su frustración.

“Es más que frustrante ver que varios grandes emisores y productores de petróleo obstruyen los pasos atrasados ​​de mitigación y la eliminación gradual de las energías fósiles”, dijo.

El acuerdo incluye una referencia velada a los beneficios del gas natural como energía de baja emisión, a pesar de que muchas naciones piden una reducción gradual del gas natural, lo que contribuye al cambio climático.

Si bien el nuevo acuerdo no aumenta los llamados a reducir las emisiones, sí mantiene el lenguaje para mantener vivo el objetivo global de limitar el calentamiento a 1,5 grados Celsius (2,7 grados Fahrenheit). La presidencia egipcia siguió ofreciendo propuestas que se remontaban al lenguaje de París de 2015, que también mencionaba un objetivo más flexible de 2 grados. El mundo ya se ha calentado 1,1 grados (2 grados Fahrenheit) desde la época preindustrial.

LEE MAS: La humanidad ‘no se acerca’ a los objetivos de reducir las emisiones que causan el calentamiento de la Tierra, dice la ONU

El acuerdo final tampoco amplió el llamado del año pasado para reducir gradualmente el uso global de “carbón constante”, a pesar de que India y otros países presionaron para incluir el petróleo y el gas natural en el lenguaje de Glasgow. Eso también fue tema de debate de última hora, lo que molestó especialmente a los europeos.

El presidente de las conversaciones climáticas del año pasado reprendió a los líderes de la cumbre por derribar sus esfuerzos para hacer más para reducir las emisiones con una lista contundente de lo que no se hizo.

“Nos unimos a muchas partes para proponer una serie de medidas que habrían contribuido a que estas emisiones alcanzaran su punto máximo antes de 2025, como la ciencia nos dice que es necesario. No en este texto”, dijo Alok Sharma, del Reino Unido, enfatizando la última parte. “Seguimiento claro en la reducción gradual del carbón. No en este texto. Una clara apuesta por la eliminación progresiva de todos los combustibles fósiles. No en este texto. Y el texto energético se debilitó en los minutos finales”.

Y en sus comentarios a los negociadores, el jefe climático de la ONU, Simon Stiell, oriundo de Granada, pidió al mundo “que se aleje de los combustibles fósiles, incluidos el carbón, el petróleo y el gas”.

Sin embargo, esa lucha se vio ensombrecida por el histórico fondo de compensación.

“Bastantes aspectos positivos para celebrar en medio de la tristeza y la fatalidad” de no reducir las emisiones lo suficientemente rápido como para limitar el calentamiento a 1,5 grados, dijo el climatólogo Maarten van Aalst del Centro Climático de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, que responde a los desastres climáticos.

Es un reflejo de lo que se puede hacer cuando las naciones más pobres permanecen unidas, dijo Alex Scott, experto en diplomacia climática del grupo de expertos E3G.

LEE MAS: Muchos de los países más pobres del mundo son los menos contaminantes pero los más vulnerables al clima. Esto es lo que quieren en la COP27

“Creo que es enorme que los gobiernos se unan para resolver al menos el primer paso de… cómo lidiar con el problema de las pérdidas y los daños”, dijo Scott. Pero como todas las finanzas climáticas, una cosa es crear un fondo y otra hacer que el dinero entre y salga, dijo. El mundo desarrollado aún no ha cumplido su compromiso de 2009 de gastar $100 mil millones al año en otra ayuda climática, diseñada para ayudar a las naciones pobres a desarrollar energía verde y adaptarse al calentamiento futuro.

Las conversaciones del próximo año también verán más negociaciones para resolver los detalles del nuevo fondo de pérdidas y daños, así como revisar los esfuerzos del mundo para cumplir con los objetivos del acuerdo de París, que según los científicos se están escapando del alcance.

Según el acuerdo, el fondo se basaría inicialmente en las contribuciones de los países desarrollados y otras fuentes públicas y privadas, como las instituciones financieras internacionales. Si bien las principales economías emergentes como China no tendrían que contribuir automáticamente, esa opción permanece sobre la mesa. Esta es una demanda clave de la Unión Europea y los Estados Unidos, quienes argumentan que China y otros grandes contaminadores actualmente clasificados como países en desarrollo tienen la influencia financiera y la responsabilidad de pagar su camino.

El fondo estaría dirigido en gran medida a las naciones más vulnerables, aunque habría espacio para que los países de ingresos medios que están severamente golpeados por los desastres climáticos obtengan ayuda.

Martin Kaiser, director de Greenpeace Alemania, describió el acuerdo sobre pérdidas y daños como un “pequeño emplasto en una enorme herida abierta”.

“Es un escándalo que la presidencia egipcia de la COP haya dado espacio a petroestados como Arabia Saudita para torpedear una protección climática efectiva”, dijo.

A muchos activistas climáticos les preocupa que presionar para que se tomen medidas enérgicas para terminar con el uso de combustibles fósiles será aún más difícil en la reunión del próximo año, que se realizará en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, ricos en petróleo.

Wanjohi Kabukuru, David Keyton, Theodora Tongas y Kelvin Chan contribuyeron a este despacho.


gb7

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba