Skip to content
Hombres rusos abandonan el país por temor a ser llamados a pelear en Ucrania


ESTAMBUL (AP) — Hombres en edad militar huyeron de Rusia en masa el viernes, llenando aviones y provocando embotellamientos en los cruces fronterizos para evitar ser detenidos para luchar en Ucrania tras la movilización militar parcial del Kremlin.

Se formaron colas de 10 kilómetros (6 millas) en una carretera que conduce a la frontera sur con Georgia, según Yandex Maps, un servicio de mapas en línea ruso.

Las filas de autos eran tan largas en la frontera con Kazajstán que algunas personas abandonaron sus vehículos y siguieron a pie, tal como lo hicieron algunos ucranianos después de que Rusia invadiera su país el 24 de febrero.

Mientras tanto, decenas de vuelos desde Rusia —con boletos vendidos a precios altísimos— llevaron a hombres a destinos internacionales como Turquía, Armenia, Azerbaiyán y Serbia, donde los rusos no necesitan visas.

LEE MAS: Putin ordena convocatoria parcial de reservistas, la primera desde la Segunda Guerra Mundial

Entre los que llegaron a Turquía se encontraba un hombre de 41 años que aterrizó en Estambul con una maleta y una mochila y planea comenzar una nueva vida en Israel.

“Estoy en contra de esta guerra y no voy a ser parte de ella. No voy a ser un asesino. No voy a matar gente”, dijo el hombre, quien se identificó solo como Yevgeny para evitar posibles represalias contra su familia que quedó en Rusia.

Se refirió al presidente ruso, Vladimir Putin, como un “criminal de guerra”.

Yevgeny decidió huir después de que Putin anunciara un llamado militar parcial el miércoles. El número total de reservistas involucrados podría llegar a los 300.000.

Algunos hombres rusos también huyeron a la vecina Bielorrusia, aliado cercano de Rusia. Pero eso conllevaba riesgos.

El periódico Nasha Niva, uno de los periódicos independientes más antiguos de Bielorrusia, informó que se ordenó a los servicios de seguridad bielorrusos que rastrearan a los rusos que huían del reclutamiento, los encontraran en hoteles y apartamentos alquilados y los informaran a las autoridades rusas.

Las autoridades rusas intentaron calmar a un público ansioso por el borrador.

Los legisladores presentaron un proyecto de ley el viernes que suspendería o reduciría los pagos de préstamos para los rusos llamados a trabajar. Los medios de comunicación enfatizaron que los reclutas tendrían el mismo estatus que los soldados profesionales y se les pagaría lo mismo, y que sus trabajos civiles se mantendrían para ellos.

El Ministerio de Defensa dijo que muchas personas que trabajan en alta tecnología, comunicaciones o finanzas estarán exentas de la convocatoria «para asegurar las operaciones» de esos campos, informó la agencia de noticias Tass.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que el hecho de que los rusos abandonaran su país para evitar el servicio militar obligatorio muestra que la guerra en Ucrania es “impopular”.

“Lo que Putin está haciendo, no proviene de un lugar fuerte”, dijo Jean-Pierre a los periodistas. “Viene de un lugar de debilidad”.

El éxodo se desarrolló cuando se puso en marcha un referéndum orquestado por el Kremlin que buscaba convertir las regiones ocupadas de Ucrania en parte de Rusia. Kyiv y Occidente lo condenaron como una elección amañada cuyo resultado fue predeterminado por Moscú.

Los funcionarios del gobierno alemán expresaron su deseo de ayudar a los hombres rusos que desertan del servicio militar y pidieron una solución europea.

“Aquellos que valientemente se oponen al régimen de Putin y por lo tanto se exponen a un gran peligro pueden solicitar asilo en Alemania por motivos de persecución política”, dijo el portavoz de la ministra del Interior alemana, Nancy Faeser.

RELOJ: Putin redobla la guerra en Ucrania y llama a 300.000 soldados rusos para intensificar el conflicto

El portavoz, Maximilian Kall, dijo que los desertores y los que se nieguen a ser reclutados recibirán el estatus de refugiados en Alemania si corren el riesgo de una represión grave, aunque cada caso se examina individualmente.

Pero primero tendrían que llegar a Alemania, que no tiene frontera terrestre con Rusia y, al igual que otros países de la Unión Europea, se ha vuelto mucho más difícil para los rusos viajar.

La UE prohibió los vuelos directos entre sus 27 estados miembros y Rusia después del ataque a Ucrania, y recientemente acordó limitar la emisión de visas Schengen, que permiten la libre circulación en gran parte de Europa.

Cuatro de los cinco países de la UE que limitan con Rusia (Letonia, Lituania, Estonia y Polonia) también decidieron recientemente rechazar a los turistas rusos.

Algunos funcionarios europeos ven a los rusos que huyen como posibles riesgos de seguridad. Esperan que al no abrir sus fronteras aumente la presión contra Putin en casa.

El ministro de Relaciones Exteriores de Letonia, Edgars Rinkevics, dijo el jueves que muchos de los que huían “estaban bien con matar ucranianos. Entonces no protestaron. No es correcto considerarlos como objetores de conciencia”.

El único país de la UE que aún acepta rusos con visas Schengen es Finlandia, que tiene una frontera de 1.340 kilómetros (830 millas) con Rusia.

RELOJ: Audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara sobre cómo responsabilizar a Rusia por crímenes en Ucrania

Los guardias fronterizos de Finlandia dijeron el viernes que la cantidad de personas que ingresan desde Rusia ha aumentado considerablemente, y los medios informaron un aumento del 107 por ciento en comparación con la semana pasada.

En Vaalimaa, uno de los cruces fronterizos más concurridos, la fila de autos que esperaban se extendía por medio kilómetro (un tercio de milla), dijo la Guardia Fronteriza de Finlandia.

La emisora ​​​​finlandesa MTV publicó entrevistas con hombres rusos que acababan de cruzar a Finlandia por el cruce fronterizo de Virolahti, incluso con un hombre llamado Yuri de Moscú que dijo que ninguna “persona cuerda” quiere ir a la guerra.

Un hombre ruso de San Petersburgo, Andrei Balakirov, dijo que había estado mentalmente preparado para salir de Rusia durante medio año, pero lo pospuso hasta la movilización.

“Creo que es algo realmente malo”, dijo.

Valery, un hombre de Samara que se dirigía a España, estuvo de acuerdo y calificó la movilización como “una gran tragedia”.

“Es difícil describir lo que está pasando. Lo siento por aquellos que se ven obligados a luchar contra su voluntad. He escuchado historias de personas que han recibido estas órdenes en las calles, da miedo”.

Los periodistas de Associated Press Frank Jordans en Berlín; Vanessa Gera en Varsovia, Polonia; Jan M. Olsen en Copenhague, Dinamarca; y Zeynep Bilginsoy en Estambul contribuyeron.


gb7

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.