Skip to content
El papel de la raza en disputa en el asesinato de un nigeriano en Italia

MARCHA CIVITANOVA – Dos marchas el sábado en una acomodada ciudad costera del Adriático italiano buscaron justicia en el brutal asesinato a la luz del día de un hombre nigeriano a manos de un extraño italiano, pero estaban divididas por una palabra: racismo.

Una marcha de nigerianos que viven en la provincia italiana de Macerata fue encabezada por la llorosa viuda de la víctima Alika Ogorchukwu y se unieron dos de sus hermanos. Los organizadores de esa marcha dijeron que no querían que la búsqueda de justicia se viera enturbiada por acusaciones de racismo que sienten que no se pueden probar.

La segunda marcha, a lo largo de la misma ruta una hora más tarde, fue encabezada por italianos negros de toda Italia que exigieron que las autoridades italianas dieran marcha atrás y reconocieran el papel que desempeñó la raza en el asesinato del 29 de julio.

“No nombrar el racismo no nos ayudará a entender cómo vencerlo. Porque el racismo existe en Italia», dijo Selam Tesfaye, un activista inmigrante con sede en Milán, a la segunda multitud de unas 100 personas. “Si alguien en Civitanova quiere explicar por qué esto no es racismo, aquí estamos”.

Anuncio

Un video de amplia circulación muestra al hombre italiano luchando contra Ogorchukwu en el suelo y estrangulándolo. Se puede escuchar la voz de un hombre gritando que el atacante se detuviera, pero ningún espectador intervino físicamente, agregando una capa de indignación pública por su aparente indiferencia.

La policía arrestó a un sospechoso italiano, Filippo Ferlazzo, de 32 años, pero rápidamente descartó una motivación racial para el ataque. El hallazgo fue confirmado por los fiscales que no incluyeron la motivación racial en la hoja de cargos, según la abogada de Ferlazzo, Roberta Bizzarri.

Según la policía, Ferlazzo primero golpeó a Ogorchukwu con una muleta que usó el vendedor después de perseguir al nigeriano 200 metros (yardas) por una calle comercial llena de boutiques de alta gama. Algunas cuentas dijeron que Ogorchukwu había felicitado al compañero de Ferlazzo mientras intentaba hacer una venta o pedir cambio de repuesto. Otros dijeron que había tocado el brazo del compañero.

Anuncio

La gente del pueblo ha aceptado la versión oficial de los hechos, atribuyendo la muerte del hombre nigeriano a un vendedor callejero insistente que desafortunadamente se enfrentó con un hombre que tiene un historial de enfermedad mental documentado por la corte.

“Esta no es una ciudad racista”, dijo Domenico Giordano, propietario de un quiosco. “Esta es una ciudad abierta. Si te portas bien, eres bienvenido e incluso ayudado».

La gente ha dejado flores y condolencias en la acera donde mataron a Ogorchukwu, frente a una boutique de ropa de playa que estaba cerrada para el almuerzo en ese momento. La dueña de la tienda, Laura Latino, dijo que ha recibido comentarios negativos desde lugares tan lejanos como Houston, acusándola de quedarse al margen y no hacer nada cuando ni siquiera estaba allí.

»Tenga cuidado al juzgar una ciudad de 45.000 habitantes», dijo Latino, y agregó que los rumores falsos estaban «arruinando la reputación de la ciudad».

Los funcionarios de la ciudad expresaron su preocupación de que el asesinato estaba siendo politizado antes de las elecciones parlamentarias anticipadas de Italia el 25 de septiembre.

Anuncio

Samuel Kunoun, un activista sindical nigeriano que organizó la marcha con la familia de la víctima, dijo que no cree que el ataque haya tenido motivos raciales. Aún así, el papel de la raza en el caso está tan cargado que mantuvo la palabra “racismo” fuera de las pancartas en la marcha que atrajo a 200 personas, en su mayoría nigerianos.

“No tenemos que mezclarlo con el racismo. Lo que pasó es que alguien que no es normal mató a nuestro compatriota nigeriano”, dijo Kunoun. “Queremos que este chico pague por lo que ha hecho, que esté preso de por vida. Esa es nuestra justicia”.

Pero un manifiesto para la segunda marcha, anunciada como la primera en Italia organizada por italianos negros, enumera el reconocimiento del papel de la raza en el asesinato de Ogorchukwu como principal entre 11 demandas. Unas 30 organizaciones dijeron que buscarían unirse a la fiscalía como querellantes civiles.

La viuda de Ogorchukwu, Charity Oriakhi, se resiste a decir que el asesinato tuvo motivos raciales.

“Simplemente es alguien malvado”, dijo Oriakhi a The Associated Press.

Anuncio

Dijo que tanto ella como su esposo siempre se sintieron bienvenidos en Italia y que él nunca relató interacciones negativas cuando estaba vendiendo. De hecho, dijo, a menudo llegaba a casa con regalos de italianos para el hijo de 8 años de la pareja.

La pareja se conoció en la ciudad toscana de Prato hace aproximadamente una década, poco después de la llegada de Ogorchukwu a Italia, y luego se reasentaron en la región de Marche en un departamento sobre un taller de mármol en la pequeña ciudad de San Severino, en una ladera.

El gobierno nigeriano condenó la muerte de Ogorchukwu y su Ministerio de Relaciones Exteriores instó a las autoridades italianas a “llevar al autor del acto atroz ante la justicia sin demora”.

No todos los nigerianos en la provincia de Macerata niegan un elemento racial.

“La palabra racismo no se puede minimizar porque existe”, dijo Daniel Amanze, quien llegó a Italia desde Nigeria como estudiante hace 40 años. Dijo que vio que el racismo se volvió más «obvio» en los últimos años, ya que algunos políticos usan a los inmigrantes como chivos expiatorios para cubrir «su mala administración».

Anuncio

Amanze dijo que el asesinato de Ogorchukwu renovó la sensación de miedo entre los africanos que viven en la región de Marche que había comenzado a disiparse luego de otros dos ataques por motivos raciales. Uno fue un tiroteo en 2018 por parte de un activista político de extrema derecha contra africanos en Macerata que hirió a seis. El otro fue la muerte en 2016 de un hombre nigeriano, Emmanuel Chidi Nnamdi, quien fue atacado después de defender a su esposa del abuso racial en la ciudad de Fermo.

Ogorchukwu usó una muleta porque un automóvil lo golpeó mientras iba en bicicleta hace un año, dejándolo cojo. El abogado de la familia, Franceso Mantella, dijo que el vendedor ambulante siguió vendiendo productos, desde pañuelos hasta sombreros de paja, incluso después de que un acuerdo con el seguro le proporcionó un poco más de seguridad financiera junto con el trabajo de Oriakhi limpiando una estación de tren.

La viuda dijo que vio a su esposo por última vez cuando él le dio un sándwich en la estación de tren el día de su muerte. El video la obsesiona y mantiene la televisión en casa apagada para que su hijo no vea esas imágenes.

Anuncio

“Vi el video”, dijo, imitando el dominio absoluto del atacante sobre su esposo. “Lo que más me duele es que hay gente rodeada. Hacen un video. Nadie para ayudar. Ojalá alguien lo rescatara. Tal vez no estaría muerto».

____

Chinedu Asadu en Lagos, Nigeria y Gianfranco Stara en Civitanova Marche contribuyeron.

Derechos de autor 2022 Prensa Asociada. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin permiso.


Sp grp2

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.