Skip to content
El futuro hub digital, audiovisual y del videojuego será realidad en 2030


Sant Adrià de Besòs (Barcelona), 23 sep (EFE).- El futuro hub digital, audiovisual y del videojuego de Cataluña, que ubicará en las emblemáticas tres chimeneas de la antigua térmica de Sant Adrià del Besòs (Barcelona), ha arrancado este viernes con una “foto” y el “firme compromiso” de todas las administraciones, universidades y sector industrial de completarlo en 2030.

Una de las piezas fundamentales de este hub será el Catalunya Media City (CMC), que se situará en el edificio de turbinas, justo al lado de las tres gigantescas chimeneas que presiden el horizonte del litoral barcelonés desde hace décadas, y que albergará espacios de investigación, producción y posproducción, con una inversión necesaria estimada en 450 millones de euros.

La consellera de Cultura, Natàlia Garriga, ha precisado este viernes en la presentación del proyecto que el Catalunya Media City será “un centro de investigación, de producción para los sectores audiovisuales y de videojuegos; y también contarán con centros de innovación, que dispondrán de la tecnología más avanzada, y su voluntad será dar servicio a las productoras”.

En este espacio, ha continuado Garriga, también deberá haber relacionado formación con el mundo del audiovisual y el videojuego, lo que propiciará que la Formación Profesional y la universidad deberían crear los equipos más tecnificados que se necesitan en las producciones.

El CMC contará, según Garriga, con “platós de última generación y salas de testeo de Experiencia de Usuario (UX en sus siglas en inglés); espacios para creacion de contenidos interactivos; laboratorios de proyectos de inteligencia artificial; 5G y robótica; estudios de sonorización y grabación de podcasts; un Data Center con alta conectividad para producción y edición remota, o un estadio de e-sport”.

Las administraciones confían en que este espacio atraerá a empresas vinculadas a los sectores audiovisuales y del videojuego y del digital, desde proveedores, productoras, desarrolladores, y otros integrantes de la cadena de producción.

Las más de 2.000 empresas audiovisuales de Cataluña facturan, ha remarcado la consellera, 12.000 millones de euros y dan empleo a unos 14.000 trabajadores, un sector que “crea imaginario, tanto entre nosotros como de puertas afuera” y que tiene “mucho talento en la parte artística, pero también en la parte técnica”.

El otro sector implicado en el proyecto, el del videojuego, cuenta con 200 empresas, 4.000 trabajadores, mayoritariamente menores de 45 años.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha destacado que el hub es uno de los proyectos clave de la Cataluña de la próxima década, con capacidad para “transformar” todo el área del Besòs y captar y talento tanto doméstico como internacional.

“Será un antes y un después. Un proyecto pensado para Cataluña entera, que tendrá impacto en las condiciones de vida de una parte del país con un gran potencial de desarrollo”, ha subrayado en referencia a los municipios de la ribera del Besòs.

Tras reconocer que este rincón de Cataluña, en la desembocadura del Besòs, se ha sentido históricamente poco atendido, el presidente ha puesto el acento en que ahora la mirada se posa en él al albergar este hub que será “clave” para “un país que quiere ser competitivo y que quiere aprovechar todo el potencial de Barcelona como capital de Europa y la proyección del catalán”.

Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, ha calificado el hub de “proyecto de país”, que cambió el área del Besòs en una zona “icónica”, vinculado a la tecnología ya la sostenibilidad.

Uno de los ejes sobre los que sustenta el hub, ha indicado Puigneró, es el Barcelona Cable Landing Station, el primer puerto digital de cables de fibra óptica submarinos que conectará Cataluña con el resto del mundo y que se ha ubicado en este ámbito mismo de Sant Adrià.

En el acto, que ha tenido lugar en el campus Besòs de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), a pocos metros de las tres chimeneas de la antigua térmica, no se han concretado ni plazos ni inversiones, a la espera de que se apruebe el nuevo ordenamiento urbanístico de la ribera del río Besòs, que podría ser realidad en las próximas semanas.

El Plan Director Urbanístico de las Tres Chimeneas afecta a un área de 23 hectáreas y contempla equipamientos, un gran parque metropolitano, viviendas y espacio para la actividad económica.

La consellera de Cultura ha asegurado que “el calendario no es corto” y se plantea un horizonte a largo plazo, para que sea una realidad en su totalidad en 2030, aunque la intención de sus impulsores es que “se distribuye en diferentes fases, para que la ciudadanía pueda ver avances en el proyecto global”.

Los alcaldes de Sant Adrià y Badalona, ​​Filo Cañete y Rubén Guijarro, respectivamente, así como el teniente de alcaldía de Barcelona, ​​Jordi Martí, han coincidido en señalar que este proyecto ayudará a revitalizar una zona olvidada durante muchos años y en la que los grandes avances se construyeron a partir de los movimientos vecinales y obreros. EFE

jo-mje/ml

(foto) (video)


efe

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.