Skip to content
El escritor y coronel golpista de Burkina Faso inicia un nuevo capítulo en la historia del país

El nuevo hombre fuerte de Burkina Faso, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba, ha tenido experiencia de primera mano de la brutal insurgencia yihadista que cita como pretexto para tomar el poder.

Damiba encabeza una junta que el lunes derrocó al presidente electo del país, Roch Marc Christian Kabore, quien enfrentaba la ira pública por su incapacidad para detener la crisis.

Desde los primeros ataques yihadistas en 2015, unas 2.000 personas han muerto, siendo el ejército, la policía y una milicia de voluntarios civiles los más afectados, según un balance de la AFP.

En un país de 21 millones, alrededor de 1,5 millones de personas son desplazadas internas, según la agencia nacional de emergencias CONASUR.

Damiba, de 41 años, es comandante de la Tercera Región Militar, que cubre el este de Burkina Faso, una de las áreas más afectadas.

«Es un ejemplo de buen soldado, un comandante duro que ha estado en primera línea con sus hombres», dijo una fuente militar, que elogió el «compromiso» de Damiba.

Antes del golpe, Damiba no ocultó sus críticas a las estrategias predominantes para hacer retroceder a la insurgencia, publicando un libro en junio pasado titulado «Ejércitos de África Occidental y terrorismo: ¿respuestas inciertas?»

El lunes formó parte de un grupo de uniformados que declararon haber tomado el poder, aunque no dijo nada, dejando el puesto de locutor a un capitán, Sidsore Kader Ouedraogo.

‘Deterioro de la situación de seguridad’

Ouedraogo leyó una declaración firmada por Damiba como presidente del Movimiento Patriótico de Preservación y Restauración (MPSR), como se autodenomina la junta.

La declaración fustigó «el continuo deterioro de la situación de seguridad, que amenaza los cimientos mismos de nuestra nación» y destacó la «clara incapacidad de Kabore para unir al pueblo burkinés para abordar la situación de manera efectiva».

Damiba se formó en la Academia Militar Georges Namoano en Po, en el sur de Burkina Faso.

Muchos de sus ex alumnos sirvieron en el Regimiento de Seguridad Presidencial (RSP), la ex guardia presidencial del predecesor de Kabore, Blaise Compaore, quien fue derrocado por un levantamiento popular en 2014.

Damiba estuvo al mando del RSP de 2003 a 2011, aunque también estuvo entre los que se opusieron a un intento de golpe de estado en 2015 por parte de la mano derecha de Compaore, el general Gilbert Diendere.

Como comandante de regimiento de 2019 a 2021, obtuvo experiencia de primera mano sobre los problemas de las fuerzas de seguridad mal entrenadas y mal equipadas de Burkina Faso contra los yihadistas despiadados y altamente móviles.

En noviembre del año pasado, el país quedó atónito cuando 53 gendarmes fueron masacrados cuando su base fue invadida por cientos de asaltantes.

Los gendarmes debían ser relevados varios días antes y habían pedido ayuda antes del ataque, diciendo que se estaban quedando sin comida y municiones.

Kabore sacudió a los militares y Damiba fue enviado a comandar la 3.ª Región militar.

lazos franceses

Al igual que muchos oficiales militares en el Sahel francófono, Damiba ha tenido vínculos estrechos con Francia.

Se formó en particular en la prestigiosa Escuela Militar de París.

La empresa parisina Editions Les Trois Colonnes, que publicó su libro el año pasado, dice que Damiba también obtuvo una «maestría en ciencias criminales» en la academia CNAM en la capital francesa, y también obtuvo un diploma en «gestión, mando y estrategia de defensa». .

«Él es parte de la élite, aunque también ha obtenido resultados sobre el terreno: ha dirigido y comandado un cierto número de unidades», dijo Oumarou Paul Koalaga, un analista político local.

«Estos son oficiales con cerebro».

(AFP)


France 24 Africa

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.