Skip to content
Comprar una propiedad para vivir o como inversión, un éxito asegurado


Aunque actualmente vivimos un momento de inestabilidad social tras dos años de pandemia y la guerra que se vive en Europa del Este, todo lo vivido ha repercutido en nuestra forma de entender y valorar la vida, priorizando las cosas importantes. La opción del teletrabajo, más eficiente en muchos casos; la importancia de los detalles; y saber disfrutar de lo que realmente merece la pena junto con el tiempo que hemos pasado en casa ha hecho que muchas personas hayan decidido realizar reformas para adaptarla a sus necesidades, mientras que otras se han visto en la necesidad de mudarse de casa o incluso comprar una segunda. hogar con más espacio al aire libre para pasar largos períodos de tiempo allí.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que esta no es la primera crisis que atraviesa España, y el sector inmobiliario ha demostrado que siempre ha sido parte de la solución a cualquier problema, económico o social. Además, como país, España sigue ofreciendo la seguridad jurídica que demandan los compradores extranjeros, y la Costa del Sol en particular sigue siendo un referente mundial en calidad de vida, infraestructuras y servicios.

Eso dicen en GILMAR Real Estate, empresa española líder en el sector que lleva casi 40 años aportando a cientos de miles de clientes que han acertado al elegirlos para comprar, vender o alquilar su vivienda.

“La vivienda ha sido el ‘banco’ de los españoles. Una casa es un activo que puedes vender, alquilar, heredar, donar e incluso utilizar como garantía en determinadas situaciones económicas. opciones, la cultura de la sociedad española siempre se ha basado en la vivienda. Fuimos, somos y seguiremos siendo parte de la solución”, afirma Jesús Gil, socio junto a Manuel Brown.

Área de expansión

Ya sea para vivir o como inversión, a la hora de comprar una propiedad hay que tener en cuenta las zonas de expansión. Como ha señalado GILMAR, además de las Islas Baleares, la Costa Blanca y la Costa Brava, desde el pasado verano existe una demanda muy importante en la provincia de Málaga y la Costa del Sol.

En este sentido, la compañía destaca que la colaboración con las administraciones locales es fundamental para facilitar la actividad promotora. La buena planificación urbanística y la agilidad de los trámites que intervienen en el proceso activan el desarrollo de nuevos proyectos y dinamizan la economía.

En cuanto al precio, si bien la demanda suele conllevar un aumento del precio, en el caso de las construcciones actuales también implica una mejora en la calidad de las nuevas viviendas, una apuesta por la sostenibilidad y el uso de nuevas fuentes de energía como la aerotermia o la ventilada. fachadas

Por tanto, no es de extrañar que se haya producido una diversificación del perfil del comprador. “Desde el pasado verano se ha producido un importante aumento de la presencia de compradores españoles, que han decidido pasar de vivir tres meses al año en la costa y nueve meses en otras grandes ciudades a disfrutar de la calidad de vida que ofrecen estas zonas. durante la mayor parte del año mientras pasan solo tres o cuatro meses en su residencia principal. En cuanto a los compradores extranjeros, seguimos viendo demanda de ciudadanos del norte de Europa, entre otras áreas”, dice GILMAR.

La compañía trabaja con inversores privados y ‘family office’ que invierten en viviendas de nueva construcción para obtener rentabilidad a través del alquiler.

Además, explican, los fondos de inversión miran sobre todo a activos hoteleros, edificios de oficinas, suelo y logística. “El ladrillo y el cemento no fallan en nuestro país, y esto lo saben tanto los compradores privados como los fondos de inversión (incluidos los grandes fondos soberanos) de muchos países del mundo”, subraya Gil.

Por todo ello, GILMAR es categórico: “Siempre es un buen momento para invertir en inmuebles, sobre todo si hablamos del inversor a medio o largo plazo”.

Variedad y calidad para todas las necesidades

En el caso de obra nueva, GILMAR dispone de un departamento especializado en la venta de promociones que canaliza la creciente demanda de este tipo de viviendas, impulsada por la búsqueda de viviendas que cumplan los criterios de eficiencia energética y amplias terrazas, algo más difícil de conseguir. encontrar en propiedades de segunda mano.

Tanto en Málaga como en la Costa del Sol, esta asesoría inmobiliaria ofrece interesantes opciones de inversión, tanto para el comprador final que busca vivir y disfrutar de la calidad de vida en esta zona privilegiada, como para el inversor que quiere obtener rentabilidad a través del alquiler.

Dentro de su amplia oferta de obra nueva, destacan dos promociones por ser muy atractivas para los compradores locales, principalmente jóvenes (parejas con hijos). Dentro del segmento medio-alto, GILMAR destaca que uno de los desarrollos más exitosos -con un importante índice de ventas- es 107 los Almendrales, un conjunto residencial de 49 viviendas de estilo escandinavo y contemporáneo, ubicado en una zona muy conocida por los habitantes de Málaga.

La otra promoción, que da acceso a viviendas de lujo «más asequibles», es Biznaga Plaza, un ambicioso proyecto de 25 viviendas de uno, dos y tres dormitorios en la calle Frigiliana. Esta magnífica propuesta arquitectónica marcará un antes y un después en este consolidado barrio cercano a la playa de la Misericordia y próximo al moderno e innovador paseo marítimo Antonio Banderas.

Si extendemos el ámbito geográfico a la Costa del Sol, los profesionales de GILMAR destacan promociones interesantes como Scenic Estepona, una promoción de 74 viviendas de estilo contemporáneo en el casco urbano de Estepona. Se trata de un producto llave en mano, que destaca por el alto nivel de acabados y superficies muy superiores al resto de obra nueva de la zona. Muy cerca, en Manilva, encontramos Blue Suites, pisos de 2-3 dormitorios a escasos minutos del pueblo con inmejorables vistas al mar y zonas comunes de gran calidad con spa, gimnasio y piscinas, entre otros.

En Sotogrande Villas, en los Altos de Valderrama, los amantes de la libertad, la privacidad y el golf encontrarán un paraíso para disfrutar de la naturaleza. Todo ello con un estilo distinguido y un nuevo diseño destacado basado en la arquitectura sostenible.

También se incorpora a la cartera Velaya, un complejo de 38 viviendas, 24 pisos, 6 áticos, 2 villas y 6 bungalows en primera línea de playa. Este complejo está ubicado a solo unos minutos de Estepona y Puerto Banús, perfecto para vivir a largo plazo.


Sp grp1

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.