Deporte

Cómo hacer que sucedan (primera parte)


Este año, la Premier League inglesa gastó un récord de 2.200 millones de libras esterlinas en transferencias de jugadores. Debido a que son la liga comercial más grande, pueden traer a los mejores jugadores.

De las tarifas de transferencia, 858 millones de libras esterlinas se destinaron a las principales ligas de Alemania, Francia, Italia y España, 836 millones de libras esterlinas se quedaron en Inglaterra (pero no todas en la Premier League), 374 millones de libras esterlinas se repartieron entre las divisiones superiores portuguesa y holandesa con el resto 132m yendo al resto del mundo.

El Benfica de Portugal ha hecho un negocio de comprar barato y vender caro. Desde 2001 han ganado alrededor de 1400 millones de euros con un poco más de 500 millones de euros en los últimos cinco años.

Pueden tomar jugadores de las regiones más pobres del mundo y venderlos a las seis grandes ligas, lo que les permite superar las restricciones financieras de su propia liga.

Darwin Núñez de Liverpool (Foto de Julian Finney/Getty Images)

El traspaso de David Beckham del Manchester United al Real Madrid en 2003 fue una de las primeras operaciones realizadas por motivos comerciales. El United en ese momento estaba demasiado ocupado jugando al fútbol como para darse cuenta.

Real vendió un millón de camisetas con el nombre de Beckham en el primer año y recuperó fácilmente los 37 millones de euros pagados por él.

Con la compra de United en 2005, se trasladaron a la arena comercial, trayendo consigo al resto de la liga. En 2016, con la compra de Paul Pogba por 90 millones de libras esterlinas, y en un mes vendió camisetas por valor de 200 millones de libras esterlinas.

Los propietarios de clubes de rugby franceses entienden el negocio y están construyendo un imperio que actualmente está a la par de Inglaterra, la URC y el Super Rugby combinados.

Sin embargo, solo pagan algunas tarifas aquí y allá, pero esto está comenzando a cambiar a paso de tortuga. Debido a que los jugadores de rugby actualmente no rompen contratos, no se pagan tarifas. Si los contratos fueran de 4-5 años esto empezaría a cambiar.

Los clubes franceses solo se preocupan por el Top 14 y solo la élite mira a Europa. Sin embargo, esto ha comenzado a cambiar a medida que los propietarios se dan cuenta de lo que ser los reyes de Europa puede hacer por los negocios.

Como imperio, tienen hombres de dinero que cuidan el dinero y hombres de rugby que cuidan el rugby. Cuando conoce el valor de todo, puede determinar si algo vale la pena. Super Rugby sigue siendo United en 2003 y no conoce el valor de nada.

El jugador 1 es Trevor Nyakane, Springbok y hasta el año pasado, el puntal de los Bulls. Le quedaban dos años de contrato. Racing necesitaba un accesorio que los mejorara.

Analizaron los números y determinaron que comprar a Nyakane fuera de su contrato era la mejor opción. Le dieron a Nyakane salarios más altos para que estuviera feliz de mudarse, le dieron a los Bulls 300.000 € como compensación y se felicitaron por un trabajo bien hecho.

Los sindicatos de Australia y Nueva Zelanda en el pasado han sido acusados ​​por los fanáticos por gastar demasiado en jugadores de élite y no en los que importan.

Si Super Rugby establece una regla de que cada jugador debe tener una cláusula de rescisión, las Uniones descubrirán rápidamente el valor de todos los jugadores, no solo de aquellos que son buenos en el campo. Los jugadores se pondrán en los escaparates, pero los clubes obtendrán un retorno.

Las cláusulas de rescisión son un arte. Puede haber una tarifa de transferencia nacional e internacional para ayudar a los jugadores a moverse internamente y hacer que los clubes ricos paguen un precio justo.

Pueden activarse después de dos años o pueden reducir su valor cada año. Pueden ser más altos para los jugadores más deseables y más bajos para los jugadores que quieren seguir adelante.

A los jugadores les encantan las transferencias y también a sus agentes, ya que los clubes pueden dar el cinco por ciento al jugador al salir. Los agentes harán todo el trabajo para que los clubes puedan sentarse y relajarse.

Aún mejor, los sindicatos pueden controlar a los agentes y recibir sobornos. La partida de los jugadores ya no sería algo malo, sino que permitiría a los equipos invertir dinero europeo en Super Rugby, algo que muchos han pedido.

Si un jugador es lo suficientemente bueno como Nyakane, un contador de frijoles hará el trato.

El jugador 2 es Cameron Redpath. Se mudó de Sale a Bath porque quería más tiempo de juego y sintió que Bath era una mejor opción.

Sale estaba feliz de verlo irse por £ 150k por su pérdida, lo que Bath vio como una buena inversión para un joven jugador prometedor. Esto debería suceder mucho más en el rugby de lo que sucede. Los jugadores probablemente necesiten contratos de cinco años, pero en el fútbol la mayoría de los jugadores se mudan después de 2 o 3 años si no están funcionando.

El jugador 3 es Beauden Barrett, el tomador sabático. Son jugadores que dejan el club un año, libres de hacer lo que quieran.

Los años sabáticos se están convirtiendo en una interrupción cada vez mayor para el Super Rugby. Con los Leones y la Copa del Mundo en casa, Australia puede limitarlos, mientras que Nueva Zelanda pasará 2024 y 2025 teniendo que dejar que los jugadores siembren su avena salvaje de rugby.

Esto es genial para el jugador que puede apostar por el mejor postor que deja Super Rugby para encontrar un jugador de reemplazo.

Beauden Barrett de los Blues en acción durante el partido de la ronda 14 de Super Rugby Pacific entre los ACT Brumbies y los Blues en el GIO Stadium el 21 de mayo de 2022 en Canberra, Australia.  (Foto de Mark Nolan/Getty Images)

Beauden Barrett (Foto de Mark Nolan/Getty Images)

En el fútbol, ​​ciertos jugadores pueden irse por un año, pero el club determina la tarifa y el otro club debe cumplir con los términos.

Cada club que cumpla con los términos puede luego acordar términos personales con el jugador. Cuando Barrett se unió a Suntory Sungoliath en 2021, ¿Nueva Zelanda recibió alguna compensación? ¿Los Blues recibieron dinero para cubrir los costos adicionales?

Super Rugby necesita comenzar a escribir tarifas sabáticas en sus contratos, un precio establecido y hecho público. Después de la próxima Copa del Mundo, alguien como Caleb Clarke estará de moda.

Si las autoridades de Nueva Zelanda pusieran una cláusula sabática de $ 300k para la temporada 24/25, recibirían 10 ofertas que pagarían felizmente a Clarke $ 500 + k por un año.

Luego, el sindicato podría usar esto para aumentar su salario durante los otros dos años, haciendo que su oferta general sea más atractiva.

El jugador 4 es Cheslin Kolbe. No está claro cuánto pagó Toulon a Toulouse por Kolbe, pero en ese momento se informó que era de 1,8 millones de euros (quedaban 2 años con un contrato de 900 000 euros por temporada) y luego le ofreció 1 millón de euros por temporada durante tres temporadas.

Esto elevaría el costo de tres años a 4,8 millones de euros (7 millones de dólares) o casi el 150 % de un tope salarial de Super Rugby por un año. Estos son los jugadores que Super Rugby se está rompiendo tratando de mantener.

A Tom Banks le ofrecieron 1,4 millones de dólares por temporada durante dos años.

Si bien es un buen jugador, no es la súper estrella que es Kolbe. Durante años, Super Rugby ha tratado de mantener a estos jugadores acumulando deudas masivas.

Escocia, por otro lado, tiene un salario alto que pagarán, y los jugadores pueden mudarse al extranjero si quieren más. No sorprende entonces que la Unión Escocesa tenga mucho dinero y Rugby Australia no.

Al tener jugadores como Banks y Clark en acuerdos de cinco años con una compra de $ 1 millón, al menos pueden obtener algo de rendimiento.

Cheslin Kolbe celebra tras anotar

Cheslin Kolbe celebra tras anotar. (Foto de Shaun Botterill/Getty Images)

Kolbe no se ha mudado a Toulon solo porque es un gran jugador. Después de todo, a Toulon le está costando alrededor de $ 2.3 millones al año (50% del tope salarial de Super Rugby) tenerlo.

Es simplemente que alguien determinó que el club recuperaría $ 7 millones durante tres años.

Lo creas o no, eso es lo que están haciendo estos clubes franceses. Clarke y Banks pueden ser jugadores más altos en el campo, pero fuera de él, Kolbe es probablemente el doble de persona que ellos.

Los patrocinios de los clubes aumentan cuando el patrocinador consigue que Kolbe aparezca en toda su publicidad.

Lamentablemente, es poco probable que estos jugadores alcancen su potencial comercial a través del Super Rugby, y es mejor que los clubes los inscriban en contratos de cinco años con una gran cláusula de rescisión, como lo hace el Benfica.

Incluso si el Super Rugby alcanza su máximo potencial, ningún club puede ofrecer la misma exposición a los socios comerciales, como lo hará un equipo líder en las Copas de Campeones en un mercado al menos tres veces mayor. Los jugadores internacionales solo pueden pagar tantas facturas, y será la ruina del Super Rugby si depende solo de la fuerza comercial de prueba.

Los 14 principales obtienen 75 millones de euros al año del acuerdo televisivo de 100 millones de euros al año que cubre solo el rugby de clubes domésticos en Francia. Nueva Zelanda vendió todo su rugby, incluidos los internacionales, por 59 millones de euros.

Si la marca más grande de World Rugby hizo tanta fanfarria con el 80 por ciento de lo que obtienen los 14 mejores clubes franceses, puede ver cómo jugadores como Kolbe no se quedan en Super Rugby.

Si los jugadores se convierten en activos, entonces hay pocos lugares en el mundo que puedan crear jugadores como Super Rugby.

En la Parte 2, analizaré los pros y los contras de realizar transferencias. Puede parecer un lecho de rosas, pero hay muchas espinas con las que cortarte.




Sport grp2

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba