Noticias locales

Casi 7 millones de hogares, sin calentar bien por miedo al cobro


factura de energía. / O. CHAMORRO

La pobreza energética superó el 10% de los hogares en 2021 pese a las medidas puestas en marcha para amortiguar la subida de la electricidad

José María Camarero

La escalada de los precios de la energía que han vivido los españoles desde el verano del año pasado provocó que el 14,3% de los hogares redujera tanto el uso de electrodomésticos para calentar en invierno o refrescar en verano que no pudieran mantener en las condiciones mínimas esas estancias. En concreto, 6,7 millones de familias no pudieron mantener sus hogares a una temperatura adecuada.

El aumento de la electricidad se ha dejado notar en los hábitos de los ciudadanos que, más allá de un uso eficiente o un ahorro energético moderado, les ha llevado a desconectar aquellos aparatos que utilizan habitualmente. Si el recibo es inasequible, directamente optaron por dejar de usar la electricidad. Ese porcentaje del 14% se ha duplicado desde los datos de 2019 y ha crecido cuatro puntos porcentuales desde el primer año de la pandemia. Lo ha hecho al subir los precios, según el informe sobre pobreza energética elaborado por la Cátedra de Energía y Pobreza de la Universidad Pontificia Comillas.

Este estudio revela que dos millones de hogares (10,3%) en España sufrieron pobreza energética oculta severa en 2021. Es decir, familias que gastan menos de una cuarta parte de lo que realmente necesitan para cubrir sus necesidades energéticas.

Según concluyó la Cátedra de Energía y Pobreza, sin las medidas puestas en marcha por el Gobierno como el ‘escudo social’, la pobreza energética oculta severa en 2021 habría alcanzado a 200.000 hogares más. Preguntado por esta conclusión, Efraím Centeno, director de la cátedra de energía y pobreza de la Universidad Pontificia Comillas, explica que se ha hecho «un gran esfuerzo» y la reacción ha sido «muy rápida» y «adecuada» en el sentido de evitar cortes de energía.

Por otro lado, los datos de esta investigación indican que en 2021 4,5 millones de personas (9,5% de la población frente a 6,6% en 2020 y 6,6% en 2019) no pagaron sus facturas de energía en la fecha de vencimiento. . Estos retrasos en el pago de las facturas están «estancados» respecto a 2020, mientras que el porcentaje de hogares que mantenían una temperatura inadecuada aumenta casi cuatro puntos, es decir, 1,6 millones de personas más respecto a 2020 y el doble respecto a 2019.

Respecto a los indicadores de temperatura inadecuada y pobreza energética oculta, el investigador Centeno ha destacado que tienen «un deterioro muy claro» y, especialmente, ha señalado que los datos de pobreza energética oculta son, a su juicio, «preocupantes». “Estos datos realmente requieren una respuesta y acciones concretas”, dijo.

Además, los investigadores han constatado que casi tres millones de hogares tienen un porcentaje de gasto energético sobre sus ingresos netos superior al doble que un ‘hogar medio’ y 2,7 ​​millones de familias se encuentran en situación de pobreza energética, si se toma como referencia un umbral absoluto en base a una renta mínima estándar, concretamente el SMI.

Estas cifras suponen una reducción media del 1,5% respecto a la situación detectada por la Cátedra en 2020. Los datos también muestran que casi 3,3 millones de hogares destinaron un porcentaje desproporcionado de sus ingresos a cubrir la factura energética.


Sp grp1

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba