Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Noticias locales

Calviño, abierto a incluir propuestas de fiscalidad bancaria para evitar su quiebra


La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. / EFE

Economía presentará la próxima semana el proyecto que permitirá aportes en el trámite parlamentario, ante el rechazo del sector

José María Camarero

El Gobierno sabe que está en juego si el nuevo impuesto a los beneficios extraordinarios de la banca no consigue recaudar todo lo previsto por el Ejecutivo (unos 3.000 millones de euros en dos años); o si el banco logra encallar el proyecto por la vía judicial, al recurrir a ella; e incluso si el ciudadano comprueba cómo las entidades lo terminan afectando en sus operaciones diarias, a través de comisiones o restricciones crediticias. Por ello, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, trató ayer de calmar los ánimos del sector en la reunión que mantuvo con los representantes de las entidades antes de anunciar la propuesta inicial del Gobierno.

Para empezar bien la negociación, Calviño anunció que el nuevo impuesto bancario se aprobará mediante un proyecto de ley que se negociará con los grupos parlamentarios y cuyos detalles se conocerán la próxima semana, antes de que finalice el mes de julio. El camino en el Parlamento, con aportaciones de varios grupos políticos, permitirá también indirectamente modular la idea inicial del Gobierno con las consideraciones que puedan llegar desde varios sectores, principalmente el bancario, a través de los partidos. Cualquier otra fórmula sería más rápida, pero dejaría menos margen para ser más flexibles ante una medida que ya generó polémica antes de ver la luz.

De esta forma, el nuevo impuesto tendrá trámite parlamentario para incorporar «las mejoras más adecuadas» con el fin de alcanzar el objetivo recaudatorio, sin afectar negativamente al crédito ni a los ciudadanos, según ha señalado Calviño tras la reunión con las patronales bancarias AEB, CECA y Unacc, las principales entidades financieras españolas y el gobernador y vicegobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos y Margarita Delgado.

El vicepresidente primero ha asegurado al sector que este impuesto es «la decisión correcta» para repartir «los esfuerzos» que suponen el impacto de la guerra y la alta inflación. También ha indicado que el sector le ha transmitido el deseo de «no ser estigmatizada» y ser considerada una actividad que «contribuye a las demandas sociales y al crecimiento económico». La imagen pública de la banca ya ha ido mal desde la anterior crisis financiera y, según varias fuentes del sector, no quieren mantener esa imagen estigmatizada tras haber superado la crisis del coronavirus sin impacto en su reputación gracias a las actuaciones puestas en marcha. lugar para ayudar. y protección a los clientes de las entidades.

Ya apoyan otros tributos

Pero las entidades siguen mostrando su oposición. La presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), Alejandra Kindelán, ha afirmado que «no es el momento» de aprobar un nuevo impuesto a los bancos y que «no es una medida» que solucione el problema de la inflación, «sino que al contrario, no ayuda a mejorar el crecimiento económico ni el empleo». «Conocen nuestra opinión: no es el momento», ha asegurado, además de reiterar que la imposición de este impuesto puede ser «contraproducente». no ayuda a los bancos a financiarse y a seguir apoyando la economía con crédito”, agregó.

Por su parte, el director general de CECA, José María Méndez, también ha coincidido con Kindelán en considerar que este nuevo impuesto «no es un instrumento adecuado» para luchar contra «el principal problema de la economía española», que es la inflación. Ha recordado que la banca ya tiene un impuesto sobre los depósitos, un tipo de sociedades superior al resto de sectores y que soporta el Impuesto Legal sobre Actos Documentados.

Calviño explicó que uno de los objetivos de la reunión era trasladar a los bancos las razones para imponer el nuevo impuesto, como el menor impacto de la subida de los precios de la energía o la recuperación económica, o el previsible aumento de los ingresos y beneficios de los sector ante la subida de tipos en la eurozona, principalmente. “Creemos que claramente es el momento de poner el hombro en el volante y desde el Gobierno creemos que el sector bancario puede y debe responder al impacto de la guerra”, ha trasladado el vicepresidente primero.

Asimismo, ha señalado que la reunión también tenía como objetivo abordar con el sector financiero las incertidumbres que atraviesa la economía española y mundial, así como la subida de tipos anunciada ayer por el Banco Central Europeo (BCE).

El vicepresidente ha señalado que el banco ha mostrado su «predisposición» a tener «un papel más activo» en la canalización de fondos europeos en la segunda mitad del año y ha anunciado un plan de inclusión financiera para el mes de septiembre en el ámbito rural identificar las necesidades de los municipios de 500 habitantes, así como de los de mayor población.

Son medidas que Economía enmarca en la colaboración entre el Gobierno y el sector, de las que parten iniciativas como los créditos ICO o iniciativas desarrolladas para mejorar la educación y la inclusión.


Sp grp1

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba