Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Noticias locales

Aparecen murallas medievales durante obras en una calle de Toledo


Restos de los muros encontrados. / Ayuntamiento de Toledo

Junto a los muros han aparecido restos de una cripta que podría pertenecer a una sinagoga

JML Toledo

Las obras de mejora del pavimento de una calle toledana han dejado al descubierto una serie de muros de metro y medio de anchura con yeso de yeso. Junto a estos muros se han encontrado los restos de una bóveda o cripta. Todo ello podría pertenecer a una de las diez sinagogas que tuvo esta ciudad -hoy en día sólo quedan dos en buen estado- ya que el lugar donde han aparecido está justo a la entrada de la antigua judería toledana, entre la Puerta del Cambrón y Monasterio de San Juan de los Reyes.

Según la concejala de Obras del Ayuntamiento de Toledo, Noelia de la Cruz, los arqueólogos “están valorando el hallazgo para determinar el alcance de estos restos y las actuaciones necesarias para proteger este patrimonio”.

La hipótesis de que estos restos pertenecen a una sinagoga cobra peso ya que han sido hallados a escasos metros del monasterio de San Juan de los Reyes, templo que los Reyes Católicos mandaron construir para conmemorar su victoria en la batalla de Toro (1476). ) contra las tropas de Alfonso V de Portugal en la guerra de sucesión castellana, que aseguró la Corona de Castilla en manos de Isabel la Católica. El monasterio fue construido sobre una sinagoga destruida como símbolo de la victoria del cristianismo sobre el judaísmo con la intención de que en su interior fueran enterrados los Reyes Católicos. Sin embargo, los restos mortales de Isabel I de Castilla y Fernando V de Aragón acabaron en la Capilla Real de Granada por deseo de su nieto, el emperador Carlos.

pozo judío

Las mismas obras de mejora del pavimento de esta calle toledana -calle Reyes Católicos- donde han aparecido estos restos hace meses sacaron a la luz otro hallazgo: un pozo judío de nueve metros de profundidad y con un diámetro de seis meses. Pozo público para abastecer a los vecinos de la judería cuyo brocal fue trasladado posteriormente a la calle Pozo Amargo donde se puede ver en la actualidad.

Restos del pozo judío. /

Ayuntamiento de Toledo

Un pozo con leyenda: Fernando y Raquel, dos jóvenes enamorados, él cristiano y ella judía, que tenían un romance prohibido. Su padre los descubrió y asesinó al joven. Raquel iba después cada noche al pozo donde hacían sus reuniones para recordarlo y allí derramaba amargas lágrimas. Así fue día tras día hasta que una noche vio el rostro de Fernando reflejado en el agua y se tiró al fondo. Según la tradición, sus aguas se amargaron por los gritos de la joven. De hecho, el agua de la mayoría de los pozos del casco histórico de Toledo tiene un sabor amargo por ser simplemente salobre.


Sp grp1

No todas las noticias en el sitio expresan el punto de vista del sitio, pero transmitimos estas noticias automáticamente y las traducimos a través de tecnología programática en el sitio y no desde un editor humano.
Botón volver arriba